ANTONI PUIGVERD

«Castellet no habría resistido ni una genuflexión, se alejaba espontáneamente de las reverencias»

Antoni Puigverd recuerda al recientemente fallecido editor y escritor Josep Maria Castellet en La Vanguardia:

Castellet no habría resistido ni una genuflexión. Era cariñoso y deferente, pero se alejaba espontáneamente de las reverencias. Huía por naturaleza del papel de mandarín, que algunos le atribuían. Una cosa es ser un gran crítico y otra ser un pentarca como, por ejemplo, Eugeni d’Ors. Castellet sabia leer y nos enseñó a hacerlo en La hora del lector. Pero no le gustaba ejercer de maestro. Tampoco le gustaba discursear. Hablando en público, siempre vacilaba ligeramente, al empezar. No tenía dudas sobre lo que quería decir; dudaba de su posición magistral.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído