CARMEN RIGALT

«El paseíllo de la Infanta se ha convertido en vía crucis: debió asumir la primera imputación»

"El paseíllo de la Infanta se ha convertido en vía crucis: debió asumir la primera imputación"
Carmen Rigalt.

Este domingo 19 enero 2014 Carmen Rigalt dedica uno de sus Testigos impertinentes de la última de El Mundo a Urdangarín y la Infanta Cristina y lo titula ‘Historia de una imputación anunciada‘:

«El paseíllo de la Infanta (caso de que finalmente lo haga) se ha convertido en un vía crucis. Ahora la opinión pública está dividida y en los medios hasta se cruzan apuestas. Cualquiera podría concluir que, sea cual sea la solución adoptada, lloverán críticas. Ésta es la historia de una imputación anunciada. Una historia que podía haberse diluido si en el primer intento del juez Castro se hubiera reaccionado con menos dramatismo y, consecuentemente, con menos controversia mediática.»

Añade:

«Tras el segundo auto de imputación del juez, que más que un auto parece la Biblia, la Casa del Rey, el Rey o la Infanta (todos van en el mismo pack, pues ignoro de dónde parten las iniciativas en cada momento) se destaparon con un cambio de estrategia que sorprendió a los propios abogados de la Infanta (Roca Junyent se había adelantado a declarar que recurriría el auto). Este inesperado cambio estratégico mueve a pensar que Zarzuela ha optado por la vía más cargada de sentido común. Bueno es que sea así, no en vano el Rey ha invocado la transparencia, la ejemplaridad y la igualdad de todos ante la ley.»

Y concluye:

«Según esta hipótesis, la Infanta bajaría a pie la rampa del juzgado de Palma, como en su día lo hizo Iñaki Urdangarin, y declararía ante el juez Castro como declaró él. Algunos se darían cuenta entonces de que la Infanta debió asumir la primera imputación. El Rey habría hecho valer su mensaje y Torres-Dulce y Gallardón no estarían ahora con el culo al aire.»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído