IGNACIO CAMACHO

«Los pro­pios y re­pro­cha­bles ma­ne­jos han co­lo­ca­do a la hi­ja del Rey en el cen­tro de una ca­tar­sis»

"Los pro­pios y re­pro­cha­bles ma­ne­jos han co­lo­ca­do a la hi­ja del Rey en el cen­tro de una ca­tar­sis"
Ignacio Camacho.

Este sábado 1 febrero 2014 Ignacio Camacho titula ‘El paseíllo’ su columna de opinión en el diario ABC:

Por una es­pe­cie de per­ver­sión ru­ti­na­ria in­tro­du­ci­da de­fac­to en la prác­ti­ca ju­di­cial, una sig­ni­fi­ca­ti­va par­te de la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la ha da­do en creer que el lla­ma­do pa­seí­llo de impu­tados cons­ti­tu­ye po­co me­nos que un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal co­lec­ti­vo, cu­yo su­je­to no se­ría el jus­ti­cia­ble am­pa­ra­do por la pre­sun­ción de inocen­cia sino el con­jun­to de una so­cie­dad de­ci­di­da a eva­cuar por su cuen­ta un ve­re­dic­to an­ti­ci­pa­do de cul­pa­bi­li­dad y apli­car la pe­na de ig­no­mi­nia in­vis­tien­do al sos­pe­cho­so con el sam­be­ni­to sim­bó­li­co del re­pu­dio. Só­lo así se en­tien­de la po­lé­mi­ca so­bre el ac­ce­so de la In­fan­ta Cris­ti­na a los juz­ga­dos de Pal­ma, que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos con­si­de­ra un re­qui­si­to in­ape­la­ble de una igual­dad an­te la ley que ha­bría que con­tras­tar no só­lo en los trá­mi­tes pro­ce­sa­les sino en el ex­te­rior de la se­de del in­te­rro­ga­to­rio.

Añade:

De es­te mo­do una cos­tum­bre cier­ta­men­te le­si­va pa­ra las ga­ran­tías mo­ra­les de los in­te­rro­ga­dos se ha trans­for­ma­do en una exi­gen­cia po­pu­lar vin­cu­la­da a la acep­ta­ción del prin­ci­pio de la equi­dad de la jus­ti­cia, co­mo si la di­li­gen­cia de impu­tación in­clu­ye­se de por sí la obli­ga­to­rie­dad de so­me­ter al de­cla­ran­te al es­tig­ma de un trán­si­to ba­jo la mi­ra­da glo­bal de la te­le­vi­sión y el re­pro­che co­ral de una sim­bó­li­ca avan­za­di­lla ai­ra­da en re­pre­sen­ta­ción de las ma­sas so­be­ra­nas.

Y finaliza:

Le gus­te o no, sea jus­to o in­jus­to, es­te pro­ce­so se ha con­ver­ti­do en una cues­tión de na­tu­ra­le­za ins­ti­tu­cio­nal y de una po­li­ti­ci­dad in­trín­se­ca, y re­sul­ta ob­vio que ni ella es una impu­tada más ni quie­nes desean in­cre­par­la en un abu­cheo jus­ti­cie­ro y ex­pia­to­rio lo en­tien­den de otro mo­do. És­te es el fon­do del asun­to: las cir­cuns­tan­cias –y sus pro­pios y re­pro­cha­bles ma­ne­jos– han co­lo­ca­do a la hi­ja del Rey en el cen­tro de una ca­tar­sis. La nor­ma­li­za­ción del es­car­nio co­mo pe­na ade­lan­ta­da cons­ti­tu­ye una de­gra­da­ción ju­rí­di­ca y un vi­cio po­pu­lis­ta, pe­ro –en­tién­da­se la iro­nía— la reale­za siem­pre ha es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te obli­ga­da a com­pla­cer a su pue­blo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído