DAVID GISTAU

«Bienvenidos al show: en la rampa habrá más unidades móviles que en un Real Madrid»

"Bienvenidos al show: en la rampa habrá más unidades móviles que en un Real Madrid"
David Gistau.

Este sábado 8 febrero 2014 David Gistau titula ‘La Rampa‘ su columna en ABC.

En el vuelo a Palma, que iba lleno de equipos de televisión que hablaban en cuatro o cinco idiomas diferentes, una compañera de Telemadrid oyó cómo un matrimonio de turistas hacía planes para el fin de semana. […] La isla ofrece estos días un entretenimiento imprevisto que añade un matiz de mortificación a la costumbre mundana de ver pasar en Mallorca los veraneos de la Familia Real. Preguntó la mujer: «¿Me llevarás a ver la rampa?».

Añade:

En realidad, a esa pequeña pendiente de los juzgados de Palma, entre calles estrechas y tristes que la Policía local ha llenado de folletos ordenando la retirada de los coches aparcados, hay que empezar a otorgarle el derecho a portar mayúsculas, La Rampa. No en vano, como un sumidero de condiciones sociales, La Rampa ha quedado consagrada como un escenario reconocible para los televidentes en el que ya es posible ver viajeros posando para los álbumes vacacionales con los que aburrirán a los amigos durante las reuniones en casa. La Rampa se preparaba ayer para su gran «show» de la España en la que concluye el ciclo de la Transición. Había más unidades móviles apostadas que cuando juega el Real Madrid. […] Los camarógrafos de las televisiones fueron invitados por turno a entrar y tomar imágenes de la sala en la que la Infanta Cristina atravesará su interrogatorio, la sala ya hermética, y regirá la orden de renunciar a los teléfonos móviles como si fueran los revólveres que había que dejar en custodia en la oficina del «sheriff» antes de entrar en el «Saloon».

Y concluye:

Entre los periodistas hay una distinción clara. Están los que suelen hacer política o tribunales; éstos vivirán la jornada pendientes del contenido, de las filtraciones que les permitan armar un relato judicial que aporte un desenlace del que la Monarquía espera que alivie por fin una gigantesca interferencia que la ha mantenido cautiva y apalizada en las encuestas. Pero también están los que, como la turista del avión, sólo han venido a ver La Rampa. Es decir, la liturgia del escarnio público, vocinglero, que constituye una imitación inocua de la carreta de los jacobinos. Para éstos, que la Infanta pueda escamotearse en coche supone una traición a lo que más aprecia la televisión: el espectáculo. Bienvenidos al «show», porque de eso se trata, y de confirmar que, para la Corona, en Palma no es verano.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído