J. A. GUNDÍN

«Aunque la Infanta sea inocente, ¿a qué privarse de la representación con el teatro lleno? Arriba el telón»

"Aunque la Infanta sea inocente, ¿a qué privarse de la representación con el teatro lleno? Arriba el telón"
José Antonio Gundín.

Este sábado 8 febrero 2014 J. A. Gundín titula ‘La Justicia como espectáculo‘ su columna de opinión en La Razón:

En la imputación de la Infanta Cristina lo sustancial no es la Justicia, sino el espectáculo. Aquí el Estado de Derecho pinta lo justito, es sólo el decorado que otorga verosimilitud al baile de los personajes sobre la tarima. Toda la tramoya montada en torno a la citación de hoy, con el tiro de cámara apuntando a la rampa patibularia de Palma, pertenece a la industria del entretenimiento, al «reality show», no al territorio hierático que delimitan los códigos legislativos.

Añade:

El interrogatorio judicial a la hija del Rey no es material de relleno, sino de «prime time», suculenta proteína destinada a alimentar lo que Vargas Llosa llama la «civilización del espectáculo», esa banalidad que ha infectado a la cultura hasta el tuétano, de modo que nada escapa al contagio de la frivolidad, la chismografía, el escándalo y los productos «ligth» de fácil digestión intelectual. La imagen predomina sobre la idea, el eslogan sobre el argumento, la gestualidad sobre la inteligencia.

Y concluye:

La Infanta ha sido transformada en personaje viral sobre el que construir a medida una sentencia populista de culpabilidad y entregarla a la audiencia en nutritivas entregas. Con razón se lamentan los guionistas de que, al final, no haya paseíllo por la rampa de los inquisidores, esa siniestra pasarela capaz de inspirar una catarata de imágenes y metáforas. El espectáculo llegaría al éxtasis haciéndola bajar a lomos de un asno, emplumada y tocada con el capirote a modo de corona ducal. ¿La Justicia? Eso no es entretenido. El juez Castro sabe que ella no es culpable, pero ¿por qué privarse de una buena representación con el teatro abarrotado? Además, siempre habrá algún otro juez, como la suplente Valldecabres, que bendeciría el «reality» como un mecanismo de participación democrática. Arriba el telón.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

AURICULARES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído