J. A. GUNDÍN

«En Cataluña siempre ha habido miedo, pero ahora ha cobrado la densidad de la cobardía»

"En Cataluña siempre ha habido miedo, pero ahora ha cobrado la densidad de la cobardía"
José Antonio Gundín.

Este sábado 15 febrero 2014 J. A. Gundín titula El salario del miedo su columna de opinión en el diario La Razón.

El miedo es esa sustancia viscosa y fría que secretan los regímenes ideológicos para mantener entumecido al ciudadano. A veces repta como la niebla y se cuela por las rendijas hasta el rincón más íntimo de la casa. Otras veces adquiere el rostro letal de la amenaza inminente. Pero en todo momento reclama su salario de silencio y sumisión.

Añade:

En Cataluña hay miedo. Siempre lo hubo al poder nacionalista, a su vocación hegemónica. Ahora, sin embargo, ha cobrado la densidad de la cobardía. Es un miedo que se embosca en el pliegue de las palabras y en los gestos ambiguos. Hay temor a ser señalado por desafecto, a ser multado y hostigado a golpe de ordenanza. Hay pánico a ser marcado por el hierro de los medios de comunicación públicos, a ser examinado en la fe soberanista, a ser llamado a rendir pleitesía a los redentores de la patria.

Y concluye:

Y quienes más miedo tienen son los empresarios. Salvo un par de grandes empresarios, especialmente valerosos y sin complejos, la mayoría del empresariado catalán vive atemorizada ante el chantaje separatista. Bajan la voz, encojen los hombros y sólo se atreven a murmurar clandestinamente sus maldiciones. Les amilana la chulería de una Generalitat que tomó represalias contra emblemáticas compañías norteamericanas como la Coca Cola y las «major» del cine, por resistirse al abusivo dictado lingüístico. Lo acaban de expresar con exactitud los directivos alemanes instalados en Cataluña: «Tenemos miedo a la ira nacionalista». Lo confiesan quienes aún sufren las cicatrices del miedo y de la ira que inoculó la furia nacionalista en su país. Saben de lo que hablan. Aún así, estos ejecutivos alemanes han sido los únicos con el coraje suficiente para plantarle cara a los mandarines separatistas. Con un par. Nunca les agradeceremos bastante sus agallas y su valentía personal.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído