CARMEN RIGALT

«Cuscús para dos, dijeron al unísono Felipe y Letizia. Y así fue»

"Cuscús para dos, dijeron al unísono Felipe y Letizia. Y así fue"
Carmen Rigalt.

Él se ha ido alejando del barrio de Salamanca, para acercarse al Madrid de los Austrias; ella tiene una exposición más arriesgada y sus vaivenes son objeto de especulación

Este domingo 25 mayo 2014 Carmen Rigalt titula su Testigo impertinente en El Mundo con un Cuscús para todos, dijeron los Príncipes.

Cuscús para dos, dijeron al unísono Felipe y Letizia. Y así fue. No era un menú para echar cohetes, pero los gastos de los príncipes son mirados con lupa por el común de los españoles y procedía actuar con cautela. La celebración de la fecha (10 años de matrimonio) había despertado gran expectación, y entre la prensa del ramo se esperaba un festín propio de unas bodas de plata. El gozo en un pozo.

Añade:

Los Príncipes o, en su defecto, quienes diseñan su agenda, habían decidido no alterar el ritmo de la cotidianidad y planificaron una jornada que no levantara sospechas. Felipe y Letizia salieron pronto de Zarzuela y acompañaron a las Infantas al colegio (primera meta volante). A mediodía visitaron en Toledo la exposición de El Greco (segunda meta volante) y saludaron a la ciudadanía a pie de calle (tercera). A final del día recalaron en el Matadero de Madrid (cuarta), donde cenaron en un sencillo restaurante. La elección del local no fue arbitraria. Seguramente era una concesión al gusto de la Princesa, más alternativa que el Príncipe. 

Y concluye:

Cuscús para dos, dijo la pareja en perfecta sintonía. Ahí es nada. Para compartir un plato primero hay que ponerse de acuerdo en su naturaleza (carne o pescado, ensalada o sushi). Los Príncipes lo tenían claro, señal de que entre ellos reinaba la armonía. No siempre es fácil coincidir. Las parejas acercan posiciones al principio de su vida en común, pero a medida que pasan los años radicalizan las diferencias con objeto de afianzarlas más. La imagen de un marido blindado en torno a un postre para evitar que su mujer caiga sobre él con la cucharilla, es muy reveladora.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído