PEDROJOTA RAMÍREZ

«¿Cuánto vale un hombre? Lo que vale su palabra. ¿Cuánto vale la palabra de Rajoy?»

"¿Cuánto vale un hombre? Lo que vale su palabra. ¿Cuánto vale la palabra de Rajoy?"
Pedrojota Ramírez. PD

Este domingo 1 junio 2014 Pedrojota Ramírez titula La derrota de la Madrastra su Carta de un arponero ingenuo en el diario El Mundo.

–¿Cuánto vale un hombre?
–Lo que vale su palabra.
¿Cuánto vale la palabra de Rajoy sobre los SMS de Bárcenas, la evolución del paro, la descomunal subida de impuestos, la excarcelación del infame Bolinaga o la independencia de la Justicia? Cuatro millones de votos en un país de 45 millones de habitantes. ¿Cuánto la de Rubalcaba sobre el chivatazo del Faisán, los ERE de Andalucía o la mangancia de los sindicatos? Todavía menos.

Añade:

Con ese raquítico respaldo no se puede ni gobernar ni ejercer de alternativa. O sí se puede pero no se debe. […] Aún más que la derecha marrullera y la izquierda asilvestrada, la gran derrotada del pasado domingo ha sido la Madrastra. Es decir esa restringida oligarquía empresarial y financiera que, reproduciendo corregida y aumentada la pretensión tutelar de la banca que tanto irritaba a Adolfo Suárez, ha terminado erigiéndose ante los ojos de los españoles como la usurpadora de todos los poderes y contrapoderes de la Nación.

Y concluye:

Qué lamentable y desalentador resulta Rajoy cuando se agazapa, el muy tecnócrata, tras la leve mejoría de los datos macro. Como si las personas sólo fuéramos estómagos agradecidos sin ilusiones, pasiones ni ideales. Como si la única «vuelta» que fuera capaz de «darle» a su estrategia política consistiera en espaldear a su Gobierno, más que churruscado torrefacto, sobre la indolente parrilla de la mayoría absoluta. Como si estuviera preparando ya la campaña del «o yo o el caos», después de sacrificar en las autonómicas y municipales a cuantos barones y alcaldes sea menester para llegar a las generales -las únicas que le importan- al borde mismo del precipicio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído