El presidente no protagonizaba una de estas comparecencias, relativamente frecuentes en otras democracias avanzadas, desde el pasado 28 de diciembre

El tímido Mariano Rajoy, a escena

El tímido Mariano Rajoy, a escena
El presidente Rajoy. EP

Mariano Rajoy protagonizó este viernes una de las escenas que más le horrorizan: salir a escena, valga la redundancia. El presidente despide el curso político con un discreto aprobado a su gestión económica en algunas encuestas, pero con un sonoro suspenso a la gestión política.

El presidente, definitivamente, no solo no tiene carisma, sino que no tiene el menor interés en tenerlo. En las próximas horas, fiel a un compromiso que sin duda le encantaría no tener que cumplir, Rajoy protagonizará una de esas ruedas de prensa, ‘rara avis’, en las que no hay (casi) límite a las preguntas ni al tiempo de duración del acto.

El presidente no protagonizaba una de estas comparecencias, relativamente frecuentes en otras democracias avanzadas, desde el pasado 28 de diciembre. Muchas cosas han ocurrido en estos siete meses: la abdicación del jefe del Estado, el relevo en el liderazgo de la oposición, la mejora de las cifras (macro) económicas y, sin embargo, una aparente profundización en el estado de atonía de la sociedad, la irrupción de ‘Podemos’ o la reciente entrevista con Artur Mas.

Se supone que sobre todo ello, y sobre muchas más cosas, habrá de responder el presidente, que renunció a explicar el pasado lunes el contenido de su entrevista con Pedro Sánchez, el nuevo secretario general del PSOE, y el de la que mantuvo el miércoles con Artur Mas, president de la Generalitat catalana.

En ambos casos, La Moncloa cedió el protagonismo a la otra parte; Sánchez fue el amo de los titulares durante el lunes y el martes, y el rostro de Mas, que compareció puntual y extensamente ante los medios, acaparó páginas de periódicos e informativos de radio y televisión durante todo el miércoles y el jueves.

Ahora le ha llegado el turno al ‘casi desaparecido’ Rajoy (desaparecido excepto, claro, a la hora de recibir a y explayarse ante la selección nacional de baloncesto: el deporte siempre es más rentable). Recuerdo que no me resultó fácil deducir un titular de su comparecencia del 28 de diciembre.

Tampoco pude, por cierto, preguntarle sobre esa ‘regeneración’ de la que había hablado el Rey Juan Carlos en su mensaje de Navidad cuatro días antes: fui, vaya usted a saber por qué, uno de los poquísimos periodistas a quienes el presidente no concedió la palabra en el turno de preguntas.

En aquellos momentos, me hubiese gustado interrogarle sobre esa regeneración de la que habló el Rey; palabra muy fuerte en boca de un jefe del Estado, esta de ‘regeneración’, porque implica que en la política de un país existe una cierta degeneración. Entonces, hace siete meses, Rajoy no quería oír hablar de eso de la regeneración: menudo lío, debió pensar. Ahora, en cambio…

Ahora, en cambio, Rajoy se acaba de abrazar a esa palabra, ‘regeneración’, aunque no estoy del todo seguro de que también se haya quedado con el concepto. Vamos, que me gustaría convencerme de que el suyo, más allá de posibles reformas de la Constitución (o no… que diría el propio personaje), más allá de cómo se resuelva, al fin, la pesadilla que nos ha impuesto Artur Mas, es un proyecto de mejora de la ‘marca democracia española’.

No sé si Mariano Rajoy, que es como es, con sus virtudes, que las tiene, y sus defectos de fábrica, que también hay algunos, ha entendido el mensaje de las urnas y los mensajes que le lanzan las encuestas. Que tiene que gobernarnos de otra manera, en suma.

Pues eso: que supongo que algún indicio de dónde anda el ánimo presidencial encontraremos en la rueda de prensa de este viernes, en la que tantas cosas quedan por explicar, tantas por proyectar, tanto por ilusionar(nos). La pelota está en el tejado de Mariano Rajoy.

A Zapatero, que nos falló, le gritaron «no nos falles, José Luis». A Rajoy, que en algunos aspectos no nos ha fallado, yo le gritaría: «no nos aburras, Mariano».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído