"Ojalá el president de la Generalitat cumpla su palabra de no saltarse la ley"

Las burras ciegas que intenta vender el independentista Artur Mas

Las burras ciegas que intenta vender el independentista Artur Mas
Artur Mas en TV3. CT

Podría ser sólo la historia de un despropósito político sino fuera un hecho tan grave. No es la primera vez que un pueblo abducido por los cantos de sirena de sus gobernantes, acepta una idea falsa apelando a algo, tan etéreo y respetable, como el sentimiento de pertenencia a un colectivo, a un territorio o simplemente a una ideología.

Artur Más sabe que desde que llegó al poder se mueve al filo de la ilegalidad y ha querido perpetrar un engaño colectivo, juntó a ERC queriendo aparentar lo que no es, ni será nunca.

Cataluña no tiene competencias para hacer un referéndum de autodeterminación.

Da igual que se disfrace con palabras como derecho a decidir o consulta o que sus dirigentes políticos vendan burras ciegas y haya quienes estén dispuestos a comprárselas.

Nuestra Constitución, tan denostada como eficaz en momentos de crisis afirma, nítidamente, la unidad indisoluble de España y dice sin ambigüedad de ningún tipo que «solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo lo que atendiendo a criterios de reciprocidad pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo o pasivo en las elecciones municipales».

Dice el presidente de la Generalitat que la respuesta del Tribunal Consitucional ha sido a velocidad supersónica, como si la rapidez en justicia fuera un demérito y no todo lo contrario, pero ¡claro! a ellos les hubiera gustado una dilación para perpetrar su acción ilegal.

Sea como fuere la admisión a trámite por parte del alto tribunal de los recursos que ha presentado el gobierno tanto contra la ley de consultas catalana, como con el decreto de convocatoria del referéndum independentista, paraliza cualquier actuación y coloca la pelota en el tejado de Más y sus socios.

No es baladí que la decisión se tomara por unanimidad de los 12 miembros del Constitucional, como tampoco lo es que en el recurso del gobierno se le recuerde al president que está sujeto a la Constitución, por si en este caminar al filo de lo ilegal se le ha olvidado.

No sé si finalmente este asunto será, como auguran muchos, la muerte política de Artur Mas pero, de ser así, su agonía está siendo larga y dolorosa especialmente para los catalanes que han visto como en los últimos años se ha parado el reloj, contemplando sólo el ondear de la senyera.

El mandato de Artur Más sólo se puede escribir en negro, con los únicos colores de la bandera en la que se ha envuelto para ocultar su mala gestión, esa que ha llevado a Cataluña a los peores parámetros económicos y de influencia de toda la democracia.

Si históricamente Cataluña era conocida en el mundo por su capacidad de iniciativa, innovación y pujanza, en la actualidad lo es por la inseguridad jurídica que supone el desafío independentista.

En cuanto a la respuesta de Mariano Rajoy sería mejor aplicarse eso de que «las apariencias engañan».

Da la sensación de que ha reaccionado en el último momento y lo ha hecho sin despeinarse, pero todo lo que ha dicho y hecho en los últimos días lleva gestándose desde el mismo momento que el president Más fue a la Moncloa y en su primer encuentro le amenazó con el todo o el nada.

Lo mejor que tiene Rajoy y ese galleguismo, que en muchas ocasiones nos saca de quicio al común de los mortales, es que nunca pierde la calma y nunca deja nada a la improvisación.

Todo absolutamente todo lo que hemos visto y oído estos días tenía un guión previo en cuya elaboración han participado gentes muy importantes, de distintas ideologías y de primerísimo nivel.

Además se ha hecho con el concurso de Pedro Sánchez que como líder de la oposición y poniéndose al lado del gobierno ante tal desafío, está a la altura del momento histórico y político.

Como él mismo dijo Más quiere quebrar la legalidad y fracturar a la sociedad catalana y eso no es ni posible ni tolerable.

Ojalá el president de la Generalitat cumpla su palabra de no saltarse la ley porque de ser así se las verá serias con ella y en su huida hacia adelante arrastrará a todos a un callejón sin salida.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído