VICTORIA PREGO

«Tiene que tener cuidado Mas con su pretensión de dejar en manos de la calle la defensa de sus errores»

"Tiene que tener cuidado Mas con su pretensión de dejar en manos de la calle la defensa de sus errores"
Victoria Prego.

Victoria Prego titula en El Mundo ‘Agitación popular para mantenerse a flote’, que empieza así:

Las manifestaciones que tuvieron lugar ayer ante los ayuntamientos de toda Cataluña siguen la lógica que se deriva de una población a la que sus dirigentes han mantenido en una inmensa mentira: la de que la independencia era posible e inminente porque una parte del pueblo catalán así lo quería.

Sigue:

No les han explicado que para que ese deseo se pudiera hacer realidad el resto de los españoles habrían quedado privados de los derechos que los líderes políticos independentistas reclamaban para los suyos. Y que esos españoles no estaban dispuestos a semejante cesión. Ni les han dicho nunca que para que los catalanes dieran respuesta en referéndum a unas preguntas tramposas y radicalmente injustas para la equidad exigible, tenía que romperse el orden constitucional y que, en ese caso, habríamos entrado todos, catalanes también, en la jungla, donde no existe más ley que la ley del más fuerte.

Continúa:

Por lo tanto, los catalanes que se han creído y han hecho suya la sarta de mentiras que les han ido inoculando desde hace años, se manifiestan ahora para protestar. Claro, era inevitable que sucediera, aunque a quienes deberían exigir las explicaciones por el fiasco es a sus responsables políticos, no al Gobierno de España, que ha cumplido con su obligación. Pero no sucederá así.

A Artur Mas y a los suyos no les conviene que las miradas de la gente se vuelvan contra ellos y se ocuparán muy mucho en mantener la tensión callejera como mínimo hasta las próximas elecciones.

Finaliza:

Tiene que tener mucho cuidado Artur Mas con su pretensión de dejar en manos de la calle la defensa de sus errores. Primero, porque eso es la evidencia de lo inconsistente de su posición: no puede ser nunca en las calles donde se dirima el destino de la vieja nación española. Segundo, porque, descartando de plano que el presidente del Gobierno pueda desdecirse en un futuro de su irrenunciable posición, corre el riesgo de verse enredado en una espiral de activismo callejero que le desacredite definitivamente ante el mundo civilizado y convierta a Cataluña en el ejemplo de lo que no se puede hacer en democracia. Y, tercero, porque antes o después las movilizaciones callejeras acusarán el desgaste de las causas imposibles y, entonces, sus ademanes con pretensiones heroicas de hoy serán vistos como grotescas gesticulaciones mañana. Y se evidenciará ante todos su estrepitoso fracaso.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído