Artur Mas y los soberanistas han pisado todas las líneas rojas y han abusado de la confianza de todos los españoles

Cuando pase el aquelarre catalán a muchos les embargará una inmensa decepción

Cuando pase el aquelarre catalán a muchos les embargará una inmensa decepción
Los mitos, mapas y banderas de los independentistas catalanes y vascos. IV

Cuando todo este aquelarre se haya terminado, supongo y deseo que llegará la hora de iniciar un camino por el que habría que haber empezado, en lugar de, entre todos, someter a España a esta crisis infernal que dura ya más de dos años.

Artur Mas y los soberanistas han pisado todas las líneas rojas y han abusado de la confianza de todos los españoles, incluidos los millones de catalanes que no son separatistas.

Y el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, ha hecho todo lo posible para favorecer la conversión del sueño de unos pocos en la pesadilla de una gran mayoría. No voy a repetir la historia de lo uno ni de lo otro.

Ahora nos encontramos en la encrucijada siniestra en la que podría pensarse que no hay salida y que nuestro país va a estrellarse contra sí mismo en unas pocas semanas, tras las decisiones del Parlament catalán, del Gobierno español y de las grandes instituciones constitucionales de España.

Y tras la inmensa decepción que seguirá a todo esto, sin que importe ya mucho que era un final archisabido, al menos por todos aquellos que hemos procurado contemplar la historia con inteligencia y con frialdad.

Ya sabemos cuál es el camino a seguir cuando todo esto pase. Es la ruta del diálogo inteligente y de la toma de decisiones consensuadas y libres de toda la metralla que ahora nos ahoga. Si el independentismo era una locura y el seguir igual era una gran estupidez, ya sabemos que nos espera el encuentro de las voluntades ahora dispersas y enfrentadas.

Yo no sé si lo de Escocia es semejante o no a lo de Cataluña. Pero al resultado de Escocia se puede y se debe llegar sin recorrer su camino. La Constitución española no permitía las pretensiones del independentismo. El sentido común y la sabiduría política no permitían el inmovilismo.

Es claro que entre ambos contrasentidos se alza la racionalidad de salir de los dos extremos y encontrar un término medio conveniente y aceptable por y para todos. Y está dicho y estudiado con enorme claridad.

Es la reforma de la Constitución española para convertirla en el vehículo del entendimiento, del respeto y de la esperanza de todos los habitantes de este país llamado España. Un vehículo que haga posible una Cataluña con el más alto grado de autonomía dentro del Estado español y querida y respetada por el resto de ese Estado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído