La Marea de Pérez Henares

Separatista a la puerta

Tienen la administración, la tele y la calle. Ahora quieren, además, irrumpir en las casas, penetrar en la intimidad del hogar y allí interrogar, marcar y señalar.

El secesionismo no tolera que nadie ni nada escape, ni siquiera tenga refugio a su propaganda obsesiva e intimidatoria ni siquiera en el lugar donde pudiera sentirse a salva no ya de ella sino de la vigilancia, del señalamiento, de la coacción. Porque el que te llamen al timbre y anoten tu reacción, te marquen con una cruz de “desafecto” o tengas que fingir el serlo no es propio de democracia alguna, es síntoma y símbolo de dictadura. Suena porque, en su esencia es, a esos Comités Revolucionarios de los barrios de La Habana prestos a escuchar, espiar y denunciar a todo aquel que no comulgue con el régimen; suena, porque es, a marcar con la “estrella” a los “españoles” como se marcaba a los judios, suena, porque es, a violencia soterrada y ejercida con ínfulas de matón que se pavonea y exhibe impúdicamente su dominio sobre quienes osen discrepar de él.

El separatismo- ya vale de eufemismos y memeces edulcoradas- lleva lustros y ahora ya alcanza su paroxismo en el asalto a los cerebros y a las gentes desde el parvulario hasta la senectud, desde la historia hasta la meteorología. Domina, sin apenas permitir replica ninguna, la casi totalidad del escenario publico y desde luego los medios de comunicación, la televisión ante todo, reciclados, tras la sumisión y muerte del periodismo y su conversión y la de muchos periodistas en activistas, propagandistas y agitadores entusiastas de la causa, en el mejor vehiculo de de trasmisión de consignas, de manipulación de masas y de adoctrinamiento masivo.
Por todos esos lugares que son todos los públicos campan a sus absolutas anchas, no solo ejerciendo a su total antojo sus derechos sino vulnerando los de los demás. Y ahora, un paso más, han decidido que en su acción tienen también derecho a asaltar, a violentar, a vulnerar con total impunidad la privacidad de quienes se les resisten. Que los “traidores” no tienen derecho ni a la intimidad.

La intimidación el acoso y hasta la agresión a los no separatistas es en Cataluña otra de esas “normalidades” que la imposición habitual y sistemática acaban por hacer que lo anormal, liberticida y antidemocrático acabe por ser considerado no solo aceptable si no, lo que hay que hacer. Así el insulto, la coacción en las más variadas formas y hasta la agresión como han sufrido personas de los diferentes partidos defensores de la Constitución, sean PP, UPyD, Cs- el PSC todavía no sabe/no contesta- no tiene ni siquiera derecho a queja. Ni aunque sea a la puerta del colegio donde como madre acude Alicia Sánchez Camacho con su hijo para encontrarse con el insulto y el acoso, como sucedió ayer y se reitera como una forma de violencia que se escuda en que no hay, todavía, golpe de por medio.

Pero de eso hasta ahora quedaba al menos el refugio de lo privado, de la propia casa, de tu última intimidad. Pues no. Desde ya no. El separatismo está en la puerta. Y si no le dejas entrar quedarás marcado. No llevan camisas pardas, ni brazaletes con cruces. Es más, te llamaran “fascista” a ti si no les abres. Como se lo han gritado a quienes impedían hablar. Pero es el fascismo lo que está en ellos y lo que asoma por detrás de la estelada cuando tocan al timbre de tu hogar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído