F. SÁNCHEZ DRAGÓ

«Miles de personas murieron en los meses posteriores por culpa de la mezquindad de los misioneros»

"Miles de personas murieron en los meses posteriores por culpa de la mezquindad de los misioneros"
Fernando Sánchez Dragó

Este 13 de octubre de 2014, escribe Fernando Sánchez Dragó en El Mundo una columna titulada ‘Un cuento cruel‘ en la que arranca diciendo:

Érase una vez un perro que encontró un hogar. Lo llamaron Excálibur. Sus dueños eran amables con él y todos los días lo sacaban a pasear por las calles de Alcorcón. Dormía sobre un cojín y a veces apoyaba el hocico con suavidad en el regazo de su dueña. Estaba convencido de que el resto de sus días transcurrirían así, pero algunos individuos supuestamente humanos tenían planes muy distintos para él.

Añade que:

La enferma estaba a punto de morir, igual que lo habían hecho los misioneros, pero de eso nunca llegó a enterarse el bondadoso animalillo, que fue sentenciado a muerte por un juez so capa de cínica eutanasia y en contra de lo que la misericordia, la sensatez y los principios de la ciencia exigían.

Y concluye que:

Miles de personas murieron en los meses posteriores por culpa de la mezquindad de los misioneros, de la ineptitud, lentitud y corrección política de los políticos, de la falta de preparación del personal sanitario y de la crueldad del juez. Todos los culpables de esa cadena de pecados y delitos siguen en libertad. Será difícil, cuando por fin mueran, que vuelvan a encontrarse con su víctima. Excálibur, nimbado por el martirio, estará en el cielo. Ellos no.

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído