DAVID TORRES

«El pequeño Nicolás aprendió que la política es el arte de hacerse fotos junto a gente importante»

"El pequeño Nicolás aprendió que la política es el arte de hacerse fotos junto a gente importante"
David Torres

Este 20 de octubre de 2014 escribe David Torres en ‘Publico’ una columna titulada ‘Nicolás, el amigovio y las Azores’ en la que arranca diciendo:

Otra gente se hace fotos para guardar un recuerdo; Nicolás se las hacía para que no lo olvidaran. Entre el tango y la escalada le falló lo escencial: hacerse un seguro de vida, es decir, afiliarse al PP. Intentar trepar hasta la cumbre sin la patente de corso de la gaviota era como intentar subir el Eiger sin apoyos y sin cuerdas.

Y añade que:

Aun así, llegó muy arriba, tanto que llegó a estrecharle la mano al rey Felipe con un golpe de nuca y llegó a contar a sus amigos que había hablado con el otro, con Juan Carlos, por si quería que le solucionara los problemas con su hija: «Estoy negociando con los de Manos Limpias para que retiren la demanda. Les he dicho que es un asunto de estado». Entre mariscadas y ostras, Nicolás aparecía de golpe en los conciliábulos del poder y las mesas redondas de la FAES igual que Harvey Keitel en Pulp Fiction: «Hola, soy el señor Lobo. Soluciono problemas».

Y concluye que:

En efecto, la política hoy día es el arte de hacerse fotos junto a gente importante, una lección de perspectiva que Nicolás aprendió de los mejores, concretamente de Aznar, con quien se hizo tantos retratos en FAES que en algunos ya empezaba a crecerle el bigote. No en vano, Jose Mari había devuelto a España la grandeza imperial merced a una foto en la que salía de amigovio de Bush y de Blair en las Azores.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído