Luis Del Val

TV, autonomías y campaña

Tengo algunos amigos en Canal Sur. Y, por cierto, cuando me dieron el premio de novela «Ateneo de Sevilla», la entrevista más profesional y más profunda y más cuidada, me la hicieron allí. Pero que haya estupendos profesionales no justifica que tenga que tener una plantilla de casi 1500 personas, y que su presupuesto vaya a alcanzar un déficit de 28 millones de euros. Si dividimos los casi 300 millones de euros de presupuesto por el total de la plantilla cada puesto de trabajo se acerca a los 200.000 euros anuales, algo que no sucede, ni siquiera en los exquisitas consultoría llenas de carísimos expertos y avezados ingenieros y economistas.

Sin embargo, ni la actual presidenta de la Junta de Andalucía, ni ninguno de los entusiastas aspirantes a sustituirla, han caído en esa desmesura, que no tiene parangón en ninguna otra empresa pública andaluza. Estoy convencido que el gasto de Sanidad, dividido entre médicos, enfermeras y personal subalterno no se acerca a esos 200.000 euros anuales por persona, y puede que lo que hagan no entretenga, no haga sonreír y hasta es posible que no divierta, pero salvan vidas y curan enfermedades.

Este silencio respecto a la televisión andaluza, en el que se incluyen los puros y castos que quieren erradicar a la casta, incluso los románticos bandoleros que pretenden expropiar fincas privadas para dárselas al pueblo, resulta deslumbrante e inquietante. Deslumbrante, porque no conocen ni siquiera las cifras de la autonomía que gobiernan o quieren gobernar, y que están al alcance de cualquier ciudadano, o inquietante si es que temen ser mal tratados por los excelentes profesionales de Canal Sur, lo cual es un insulto a su entereza y honradez, y una acusación implícita de su propia cobardía de candidatos.

Hay un antecedente revolucionario. En la Comunidad Valenciana quisieron racionalizar el presupuesto y ajustar la plantilla. Los sindicatos recurrieron a los tribunales, que les dieron la razón. Pero el presidente Fabra dijo que con el presupuesto del que disponía no podía mantener un despilfarro crónico y cerró la televisión autonómica. Y hubo un par de manifestaciones, pero los valencianos siguieron viviendo, sin que sus existencias se tambalearan. Por cierto, el que tomó las decisión se va a presentar a la reelección, prueba de que su medida no fue tan desacertada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído