SALVADOR SOSTRES

«No hay nada que ofenda tanto a una funcionaria resentida como el sagrado esplendor de la Familia»

"No hay nada que ofenda tanto a una funcionaria resentida como el sagrado esplendor de la Familia"
Salvador Sostres.

Este 27 de marzo de 2015, escribe Salvador Sostres en El Mundo una columna titulada ‘La bibliotecaria’ en la que arranca diciendo:

El viernes de la semana pasada, a la salida del colegio, llevé a mi hija a una biblioteca pública, en insensato seguidismo de otros padres de la clase de Maria que así procedían. Por lo visto a las 18h un hombre iba a contar algunos cuentos. A mi hija le encantan los cuentos y pensé que estaría bien. De hecho estuvo bien, el tipo estuvo bien, y la niña salió encantada.

Añade que:

En la pared del baño de la biblioteca que reclama silencio en la zona infantil de comic books y juegos, en el baño de la biblioteca de la bibliotecaria estricta, mitad Idoia, mitad chacha, había colgada una máquina dispensadora de preservativos. Éste es el modelo de biblioteca pública: mala leche contra los niños y condones en el lavabo.

Y concluye que:

Yo creo que lo que a la bibliotecaria le sabía mal era ver a un padre feliz con su hija. Hay un resentimiento de fondo y es un resentimiento terrible. No hay nada que ofenda tanto a una funcionaria resentida como el sagrado esplendor de la Familia.

Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído