LUCÍA MÉNDEZ

«Lubitz pilotaba una de las máquinas más perfectas surgidas del cerebro humano. Su alma, sin embargo, ya estaba muerta»

"Lubitz pilotaba una de las máquinas más perfectas surgidas del cerebro humano. Su alma, sin embargo, ya estaba muerta"
Lucía Méndez

Este sábado 28 marzo 2015 Lucía Méndez titula El progreso humano y el alma muerta sus Asuntos Internos en El Munco.

En la cabina del Airbus de Germanwings se produjo sobre los Alpes un duelo entre el ser humano individual Andreas Lubitz y el conocimiento acumulado por una densa red de inteligencia de otros miles de seres humanos.

Añade:

Esta vez no hubo milagro ni superhéroe. El duelo lo ganó la depresión con muchas víctimas inocentes.

Y concluye:

El demonio de la depresión, se titula el libro que Andrew Solomon ha escrito con conocimiento de causa. La más negra de todas las noches. Él sostiene que la soledad es un mal terrible, y que interactuamos más con las máquinas que con las personas. Lubitz llevaba entre las manos una de las máquinas más perfectas surgidas del cerebro humano. Su alma, sin embargo, ya estaba muerta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído