Julia Navarro

«Cosecha del 78»

Es lo que tienen las campañas electorales que como los líderes políticos hablan todos los días varias veces al final terminan diciendo algo que chirría. Por ejemplo a mi me han chirriado las últimas declaraciones de Albert Rivera defendiendo que la regeneración de la democracia la lleven a cabo los ciudadanos nacidos a partir de 1978. Sí, es lo que ha dicho y al parecer se ha quedado tan tranquilo.

O sea que según Rivera todo aquel que tiene más de 35 años no debe de meter las manos en política lo cual es lisa y llanamente no sé si una «boutade», un disparate o una solemne tontería además de injusto.

Es evidente que nuestro sistema necesita gente nueva, jóvenes que se incorporen a primera línea de la política, pero eso no significa que quienes tienen más de 35 años estén contaminados por el paso del tiempo, se hayan quedado obsoletos, o sean unos corruptos a los que hay que jubilar con urgencia.

El ser corrupto y sinvergüenza no tiene nada que ver con la edad. Y tener que decir esto que es evidente produce sonrojo.

A Albert Rivera le han contestado desde todos los partidos pero acaso una de las respuestas más precisas ha sido la del portavoz del PSOE, Antonio Hernando señalando que «la regeneración y el cambio político no es una cuestión de biología sino de convicciones y principios». Mejor no se puede decir.

No soy quién para dar consejos pero me parece a mi que Albert Rivera debería de pisar un poco el freno, no ir tan sobrado por la vida por el hecho de que es joven y porque las encuestas le miman.

El ser una persona honrada nada tiene que ver con la edad y por tanto no puede echar un manto de sospecha sobre todos aquellos ciudadanos nacidos antes de 1978.

Pretender que la regeneración de la política debe de estar exclusivamente en manos de los jóvenes implica echar de la vida pública a muchos de cientos de políticos honrados y solventes, a personas que tienen unas biografías que para sí las quisiera Rivera.

No creía yo que el líder de Ciudadanos iba a terminar tropezando en el «adanismo».

Verán a mi me empieza a repatear esa soberbia que gastan algunos de los nuevos líderes políticos al despreciar a todos aquellos que ya tienen unos cuántos años acusándoles de ser casta o negándoles el poder participar del futuro.

Las palabras de Rivera son un insulto para todos aquellos que han nacido después de 1978 de manera que es de suponer que no quiere que le voten aquellos que tengan más de 35 años. Allá él.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído