Ferm’n Bocos

Lobistas

Al decir de las encuestas, los ciudadanos no ven con buenos ojos el tránsito de ex altos cargos hacia los consejos de administración de determinadas grandes empresas. Lo que coloquialmente se conoce como las «puertas giratorias», les parece un práctica alejada tanto de la ética como de la estética. En su día los ex presidentes Felipe González y José María Aznar fueron muy criticados por haber aceptado asiento en el consejo de dos grandes corporaciones. Al cabo de un tiempo y tras declarar que «se aburría», González, lo dejó. No hay noticias de Aznar en el mismo sentido. No han sido los únicos. Otros «ex»: Elena Salgado, Eduardo Zaplana, poco tiempo después de dejar sus carteras ministeriales también encontraron cobijo bajo el paraguas empresarial. No es ilegal, pero está feo.

Lo que definitivamente pinta peor, es aprovecharse de las agendas obtenidas durante el desempeño de la encomienda que ya no se ocupa para intentar hacer negocios. Ser lobista tras haber sido ministro, es entrar en un terreno delicado. Días atrás fue muy comentada la «gira» latinoamericana del ex ministro de Asuntos Exteriores Miguel Angel Moratinos. Un gira de negocios que le llevó primero a Cuba y después a Bolivia haciéndose acompañar del ex presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero (quien, por cierto, recibe un elevado sueldo a cargo de los contribuyentes en razón de ser miembro del Consejo de Estado, institución que tiene su sede en la calle Mayor de Madrid, no en La Habana, ni en La Paz).

En relación con las andanzas de Moratinos ha trascendido que el Ministerio de Asuntos Exteriores tiene abierta una investigación para averiguar sí desde la empresa lobista del ex ministro se hicieron gestiones cerca de la Embajada de España en Qatar para facilitar contactos en aquél país del Golfo a un constructor alicantino. El punto de partida de dicha averiguación constata que el señor Moratinos es un ciudadano español que a la sazón carece de representación oficial. Quizá porque en España no está regulada la actividad lobista es por lo que hay que mirar con lupa este tipo de actividades de negocio porque se mueven en un terreno muy delicado cuya frontera puede llegar a bordear el tráfico de influencias. Habrá que seguir este caso para ver en qué queda la cosa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído