Fernando Jauregui

La prudencia de España

Tengo que reconocer que España no lo está haciendo mal en lo referente a la crisis griega. El ministro de Exteriores y el hasta ahora responsable de los asuntos europeos -hoy ya ministro de Educación- han mantenido una tónica de prudencia, siempre aliada más bien con el Eurogrupo y con las tesis alemanas, que serán sin duda las que se impongan en un contencioso en el que la inconsciencia de Tsipras ha hecho estallar el barril de pólvora almacenada por los Karamanlis y Papandreus. También el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha hablado siempre tratando de quitar hierro a un asunto al que, por el contrario, se lo añadían los propios portavoces helenos, en general, y el dimitido Varoufakis muy en particular.

Los usos y costumbres de la diplomacia internacional, y especialmente de la Unión Europea, toleran mal que desde un Gobierno miembro de la UE se califique de «terroristas» a instituciones económicas como el BCE o el FMI. Es una conducta más bien propia de mandatarios como el venezolano Maduro, que sigue las pautas maleducadas de su antecesor Chávez. Pero incluso los portavoces alemanes se han mostrado excesivamente agresivos en sus manifestaciones hacia el Gobierno de Syriza, considerando ‘rotos’ los puentes de diálogo.

Y no, no es el momento de hablar de puentes rotos, de declaraciones de guerra o de situaciones sin retorno. El referéndum montado por Tsipras, aun ganándolo él, ha sido un desastre que obliga a partir nuevamente de cero, con cuanto ello significa de delicado encaje de bolillos. Aquí es donde España puede jugar un papel si no mediador -está claramente alineada junto a Merkel-Schäuble-, pero sin moderador. El escaso afán de protagonismo de Mariano Rajoy ante sus colegas europeos puede ayudar ahora no poco a una labor subterránea de nuestro país en favor de un entendimiento con la ‘otra parte’, es decir, con esa Europa que no quiere asumir las reglas del juego. Queda por ver si Rajoy, que es en el fondo quien define las líneas maestras de nuestra diplomacia, lo entiende y da pasos en la esfera de la UE que a buen seguro le resultarían también muy rentables electoralmente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído