Rafael Torres

Tsipras mosquea

Del debate en el Parlamento Europeo sobre Grecia se desprende cierto mosqueo generalizado por la actitud de su actual gobierno, que en esencia, y dejando a un lado la particular teatralidad de su discurso, parece continuador, en punto a frivolidad e incompetencia, de los anteriores. Estos, los anteriores, llevaron a Grecia donde hoy se halla, en la miseria, la quiebra y la suspensión de pagos, mientras que el de Tsipras, igualmente ayuno de talento y energía, cree poder conjurar la catástrofe a lo Rajoy, ignorando el problema, bien que en la modalidad de endosárselo a sus socios de Europa, a los que, por cierto, debe un dinero.

Es Tsipras, en tanto representante y responsable del Estado griego, el que debe dinero, y no el Pueblo griego. Por lo tanto, a él y a su gobierno, y al resto de los partidos, compete la búsqueda, y el hallazgo, de la solución a las calamidades que por la estupidez de sus políticos y por la cleptocracia del sistema sufre, y de qué manera, el Pueblo. Pues bien; en Estrasburgo, en el único reducto de la UE donde se hace política, pues en los demás lo que se hace es usura, maquinaciones para alterar el precio de las cosas, especulación financiera y servicio a los lobys de la plutocracia, se ha hecho patente, en la derecha, en el centro y en la izquierda, ese mosqueo general que, según pasan las horas y los días, va convirtiéndose en una certidumbre, la de que éstos de Syriza no saben por dónde se andan, ni saben reconocer la magnitud del problema, ni, en consecuencia, ofrecer a su pueblo no una ilusión, sino un remedio.

Dejando a un lado los argumentos de la derecha más pesetera e insolidaria, abundan, no obstante, los que desde posiciones de generosidad y progreso censuran la acción, la inacción más bien, del gobierno griego. De los primeros, el de Pons, que recuerda a Tsipras que parte de la deuda que tiene es con España, que empobrecida y sin poder, quitándoselo de la boca, les prestó un dineral, olvida que si España estaba y sigue estando empobrecida es por la brutal corrupción política de la que tanto podría decir su propio partido. De los segundos, de los argumentos sensatos y racionales sobre la situación, es de los únicos que cabe esperar, ya que no de los de Tsipras, ni de los de Pons, ni de los de la Merkel, algo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído