ISABEL SAN SEBASTIÁN

«El movimiento antidesahucio que gobierna Barcelona se declara republicano y lo demuestra, respaldado por cuantos comparten esa militancia»

"El movimiento antidesahucio que gobierna Barcelona se declara republicano y lo demuestra, respaldado por cuantos comparten esa militancia"
Isabel San Sebastián.

Isabel San Sebastián titula su columna ‘Mucho más que un busto’ en el diario ABC este lunes 27 de julio de 2015 que arranca así:

EL busto de Don Juan Carlos retirado del Ayuntamiento de Barcelona era mucho más que una estatua de bronce. Mucho más que la efigie del Rey cuyo inmenso legado democrático, tan innegable como extraordinario en la historia de España, empequeñece cualquier sombra. Mucho más que un recordatorio de la Constitución bajo cuyo andamiaje legal hemos transitado en paz y libertad todos los españoles, empezando por los catalanes, desde 1978.

Continúa:

La amenaza se ha cumplido. Ada Colau aplica a su nueva faceta de alcaldesa la misma lógica seguida en su etapa de «okupa» y acata únicamente aquellas las normas coincidentes con su peculiar sentido de la «justicia», tal como advirtió que haría. La que le obliga a colocar el retrato del jefe del Estado en un lugar prominente del salón de plenos de su corporación, avalada por varias sentencias del TC, no entra dentro de esa categoría, por lo que sencillamente la ignora. La apoyan en ese desacato otras fuerzas empeñadas en dinamitar el sistema de garantías que nos cobija: Podemos, crecido a los pechos del populismo chavista, Ezquerra Republicana, flamante compañera de viaje de CDC en su deriva hacia ninguna parte, y algún grupúsculo satélite de estos hijos de la ira, padres de la demagogia.

Finaliza:

El movimiento antidesahucio que gobierna Barcelona se declara republicano y lo demuestra, respaldado por cuantos comparten esa militancia, rehusando otorgar al Rey el lugar y el papel que le atribuyen la Constitución Española. Este caso no va de bustos ni de retratos, sino de un desafío abierto al marco jurídico vigente. El mismo que impone el pago de impuestos y tasas, el cumplimiento de las normas de tráfico o el respeto por la propiedad privada. Si un ciudadano cualquiera deja de pagar a Hacienda, excede los límites de velocidad o roba una cartera, se enfrenta a las sanciones previstas en el código correspondiente. Si la alcaldesa de la segunda ciudad de España se fuma un puro con la Ley de leyes, incumple su juramento e incurre en la más descarnada arbitrariedad, aquí no pasa nada de nada. Le sale gratis total. Lo que significa que tenemos un problema, y de los graves.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído