ANTONIO BURGOS

«No silbaban al Himno. Le daban una bofetada al Rey. Como la del juicio por la bronca de taberna del pueblo. Total, eso sale por cincuenta duros»

"No silbaban al Himno. Le daban una bofetada al Rey. Como la del juicio por la bronca de taberna del pueblo. Total, eso sale por cincuenta duros"
Antonio Burgos.

Antonio Burgos titula ‘Una bofetada al Rey’ su columna en el ABC de este 29 de julio de 2015 y que comienza así:

Aver si me acuerdo cómo era aquella historia judicial de un pueblo que era cabeza de partido. A estrados llegó la vista oral de un juicio de faltas por la clásica bronca de taberna. A uno que se le había calentado la boca con otro, no sé si discutiendo de cacerías o de mujeres, y el acaloramiento llegó a tal punto que le arreó una bofetada que por poco lo tira el suelo.

Sigue:

Tras lo cual se fue al asiento donde el denunciante se había sentado tras declarar como perjudicado y le arreó otra bofetada cuyo eco todavía resuena por la sierra de Cazalla. La payasada del Comité Antiviolencia contra la inaceptable pitada a la Marcha Real y, sobre todo, a Su Majestad El Rey Don Felipe VI con ocasión de la Final de Copa me ha recordado aquel lance de estrados pueblerinos. Como pegarle una bofetada a un cateto en una taberna de pueblo salía por mil reales, pitar al Himno del Reino de España y hacer público desacato a Su Majestad sale a 6.000 euros, que es lo que el Comité Antiviolencia ha puesto de multa al Barcelona, vulgo Barsa. Eso: Barsa y olé. Porque para los catalanes la pela es la pela y parece que tienen higos chumbos en el bolsillo a la hora de meterse la mano para sacar el parné y pagar, pero si fueran de otra condición, hubieran dicho como el cateto multado:

-Tomen ustedes, señores del Comité Antiviolencia: los 6.000 euros por la pitada y aquí están otros 6.000 euros más, porque ahora mismo le vamos a nombrar al Soberano sus castas todas, hasta remontarnos a Felipe V…

Finaliza:

El desacato al Rey y la ofensa al Himno que nos representa a todos los españoles sale prácticamente gratis. Sobre todo cuando tan grave asunto se deja cobardemente en el estricto confín deportivo. No, miren ustedes: eso no era de Comité Antiviolencia, eso era de Juzgado de Guardia, por delito de lesa Patria. Eso era de Código Penal, no de Reglamento de Fútbol. Y eso es lo grave. Que nadie haya pedido banquillo penal para los instigadores, colaboradores necesarios y ejecutores de esa ofensa a España y al Rey. No sé si era como he recordado, pero la historia queda aproximadamente como lo de aquella bofetada tabernaria. No silbaban al Himno. Le daban una bofetada al Rey. Como la del juicio por la bronca de taberna del pueblo. Total, eso sale por cincuenta duros. Mal contados.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído