Francisco Muro de Iscar

La Universidad española baja sus niveles hasta límites que deberían darnos vergüenza

La Universidad española baja sus niveles hasta límites que deberían darnos vergüenza
Francisco Muro de Iscar.

Titula Francisco Muro de Iscar su columna este 6 de octubre de 2015 «¿La generación más preparada de la Historia?» y la dedica como es obvio a la penosa Universidad española:

A los políticos, especialmente en campaña electoral –y siempre estamos en campaña electoral, sin descanso posible–, se les llena la boca diciendo que la actual es la generación mejor preparada de la historia y, vuelven a entrar los políticos, que la estamos desaprovechando por culpa del Gobierno. (Cuando este Gobierno pase a la oposición dirá lo mismo del que entonces ocupe el poder. Y eso se repetirá cada vez que haya un relevo en el poder).

Es posible que haya mucha más gente más formada, porque cada vez estudia un mayor número de personas, porque estudian y acuden a clase casi desde que nacen, han mejorado su nivel de vida y de acceso a la cultura, hablan idiomas un poco mejor (no tanto como sería necesario) y tienen un acceso a los medios tecnológicos como nunca antes tuvo ninguna generación.

Incluso comen y se alimentan mejor –bueno, más–, tienen acceso a una excelente sanidad, viajan… y eso también influye en que son «más altos, más rubios y más guapos».

No todos, pero muchos más que antes cuando al colegio iban algunos, a la Universidad llegaban muy pocos, casi nadie estudiaba idiomas, se empezaba a trabajar en muchos casos a los 14 años como aprendiz y se jubilaba uno a los setenta años.

Desde la Ley General de Educación de Villar Palasí y, sobre todo, desde que volvimos a la democracia y se implantó la educación obligatoria y gratuita, todo eso pasó a la historia. Y si eso es verdad, ¿también lo es que ésta sea la generación mejor preparada de la historia? No es que tenga dudas, discrepo rotundamente.

La Universidad baja sus niveles hasta límites que deberían darnos vergüenza. El índice de fracaso escolar, aunque ha bajado en los últimos años, se sitúa entre el veinte y el veinticinco por ciento, si somos muy optimistas.

La OCDE acaba de decir que España debe elevar la cualificación de ¡hasta 9,5 millones de trabajadores! que tienen «una formación insuficiente, son incapaces de manejar información sencilla por escrito o efectuar una operación de cálculo básico». Se trata de gente que ha salido de las aulas no hace mucho, que ronda los cuarenta-cuarenta y cinco años, y que, por lo tanto, va a estar en el mercado laboral al menos otros veinte. Hablamos de cuatro millones de personas.

¿Es posible mejorar los salarios, la productividad, la competitividad con estos trabajadores que representan el 25 por ciento de la masa laboral? ¿O que, si están en el paro y no reciben una formación que les habilite para el trabajo, no van a salir nunca de la bolsa del desempleo y la precariedad?

¿O que son ninis, que ni estudian ni trabajan ni van a poder encontrar un empleo nunca? Por eso, cuando a los políticos buscavotos se les llena la boca diciendo que ésta es la generación mejor formada de la historia, habría que decirles que se tomen en serio las políticas de educación, pero también las de empleo para tratar de rescatar de la precariedad a un colectivo de varios millones que pueden no tener nunca un trabajo ni una pensión y que son un lastre que ningún país puede soportar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído