Editorial 'El Mundo'

Lo relevante, en todo caso, es finiquitar cuanto antes la instrucción de un macrosumario que arrancó hace cinco años

Lo relevante, en todo caso, es finiquitar cuanto antes la instrucción de un macrosumario que arrancó hace cinco años

Titula ‘El Mundo’ su editorial de este 14 de octubre de 2015 «Alaya, la juez que se enfrentó a la corrupción en Andalucía» y reflexiona sobre las maniobras que han llevado a apartar a la magistrada del Caso los EREs:

 Lo relevante, en todo caso, es finiquitar cuanto antes la instrucción de un macrosumario que arrancó hace cinco años, que suma más de dos centenares de imputados y que integra los principales procesos contra la corrupción en la Junta de Andalucía.

Y sigue:

Mercedes Alaya es la juez que se enfrentó a la corrupción en Andalucía, con escasos recursos y en un entorno plagado de obstáculos políticos y judiciales. […] Puede aducirse que la labor de Alaya no está exenta de errores en la fase de instrucción, y quizá el principal fue eternizar un proceso cuyas dimensiones son difícilmente asumibles para un juzgado infradotado de medios por parte de la Junta. Tampoco fue edificante el cruce de acusaciones con su sucesora cuando ambas pugnaban por liderar la instrucción de la macrocausa.

Sigue:

Que la instrucción aún no haya acabado, un lustro después de iniciarse, supone un obstáculo para la regeneración política en Andalucía. En julio, sin aguardar a los pronunciamientos del Consejo General del Poder Judicial y la Audiencia de Sevilla, la juez Núñez Bolaños decidió trocear en tres piezas la macrocausa de los ERE: la política, sobre el diseño ilegal del fondo de reptiles que financió durante una década a la trama;la de pagos y sobrecomisiones abonadas a aseguradoras, intermediarios y sindicatos; y una tercera sobre cada ayuda concedida a las empresas. Este giro equivale a subdividir la causa en otras 200 micropiezas, lo que puede condicionar las resoluciones. Al juzgarse por separado, algunos delitos quedarían prescritos.

Y concluye:

En aras del esclarecimiento de los hechos y, sobre todo, de evitar la impunidad de quienes cometieron esos delitos, Núñez Bolaños debe cerrar cuanto antes el macroproceso. Algo que ya debió hacer Alaya, lo que no invalida su tesón y su solvencia a la hora de rastrear las miserias del régimen socialista en Andalucía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído