Editorial 'El Mundo'

Si Irene Lozano queda en entredicho con su decisión, Pedro Sánchez tampoco sale bien parado

Si Irene Lozano queda en entredicho con su decisión, Pedro Sánchez tampoco sale bien parado

Titula El Mundo su editorial este 17 de octubre de 2015 «Lozano, un fichaje de difícil explicación» y se centra el periódico de David Jiménez en criticar especialmente a Pedro Sánchez y ve muy difícil que explique razonablemente a la militancia la incorporación de Irene Lozano:

El fichaje de Irene Lozano, diputada de UPyD en esta legislatura, por el PSOE de Pedro Sánchez ha causado un revuelo político y social del que pueden salir malparados los dos protagonistas. Lozano ha sido una combativa parlamentaria contra la corrupción en estos cuatro años. Se ha distinguido en el Congreso por sus intervenciones en contra del bipartidismo y a favor de la regeneración, muy en consonancia con el discurso de la ex líder de su partido, Rosa Díez, hasta el punto de convertirse en una de las figuras más reconocibles de UPyD.

No hay que olvidar, por ejemplo, su ataque contra el eurodiputado Francisco Sosa Wagner cuando defendió en un artículo en EL MUNDO la conveniencia de una fusión entre UPyD y Ciudadanos. Esta operación contradecía las tesis de Rosa Díez y el aparato, inmutables tras el notable fracaso en las elecciones europeas de 2014.«Al final, suele suceder que mientras uno debate cómo mejor actuar para lograr esa sociedad, va mostrando su propia naturaleza, a veces con un simple acto o una sola frase. Me alegro de conocerte un poco mejor. Perdona que no me levante», concluía Lozano su carta a Sosa. Aunque se disculpó posteriormente, esas duras palabras quedaron escritas y ahora se vuelven en su contra.

Detalla que:

Irene Lozano justifica hoy en este periódico su inclusión en las listas del PSOE al que tanto ha criticado en esta legislatura en que ella misma es la prueba del afán regeneracionista de Pedro Sánchez. Pero tiene ahora muy complicado mantener su discurso de renovación del sistema democrático cuando tanto ha evidenciado la inacción socialista en este asunto. Dice que se incorpora al PSOE como independiente, pero es difícil justificar esa independencia porque hasta ayer mismo militaba en UPyD. La política tiene unos códigos éticos que es contraproducente incumplir. Conviene recordar que la mayoría de los compañeros de Lozano con cargos electos ha optado por abandonar esta actividad ante la debacle de UPyD.

Pero si Irene Lozano queda en entredicho con su decisión, Pedro Sánchez tampoco sale bien parado. Porque si para demostrar que el PSOE está empeñado en regenerar el sistema tiene que fichar a alguien ajeno al partido, está transmitiendo a la sociedad que dentro no encuentra a nadie capaz de llevarlo a cabo. Y también surge la interpretación de que se trata de una operación puramente cosmética, una mera cuestión de imagen que a la larga no hará nada bien al proyecto que lidera. De hecho, el malestar causado por la llegada de Lozano ya se nota en la formación. Guillermo Fernández Vara le exigió ayer que pidiera disculpas por todo lo que ha dicho del PSOE en estos años.

Sánchez ha decidido que Lozano vaya de número cuatro en la candidatura que PSOE va a presentar por Madrid en las próximas generales. Se asegurará así un escaño en el Parlamento y, por tanto, relegará a algún miembro preeminente del partido en un momento en el que pueden emerger luchas de poder porque con la aparición de Podemos y Ciudadanos nadie es capaz de predecir dónde estará el corte de los elegidos socialistas en la próxima convocatoria electoral.

Y considera que al ‘guapo’ Sánchez le queda por delante una ardua tarea para poder encajar las nuevas piezas en el puzzle sin que nadie se pueda sentir, como mínimo, contrariado:

El PSOE ya ha desvelado que en la lista por la capital irá Meritxell Batet, destacada dirigente de ese PSC dubitativo en Cataluña, a la que se une también Zaida Cantera, la ex comandante que tuvo que dejar el Ejército tras denunciar acoso sexual y laboral por parte de sus superiores -caso en el que se comprometió personalmente Irene Lozano- y que no tiene ninguna experiencia política. Ahora se anuncia este nuevo fichaje, procedente de UPyD, un partido que ha defendido a ultranza la unidad de España. El PSOE, que propugna una reforma de la Constitución que lleve hacia un modelo federal, incorpora a sus filas a alguien que procede de una organización que ha hecho bandera, por ejemplo, de la retirada a las comunidades autónomas de las competencias en Educación y Sanidad.

Pedro Sánchez, pues, tiene muy difícil explicar a sus compañeros estas medidas que, como decimos, parecen más bien bandazos cosméticos que decisiones meditadas para conformar unas candidaturas coherentes con el discurso que los socialistas quieren presentar en las trascendentales elecciones del 20-D. Y, de puertas afuera, el líder socialista debe argumentar a sus votantes por qué avala esta heterogénea lista, que sugiere que el PSOE se presenta sin una idea clara de lo que quiere para el futuro de España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído