Ignacio Camacho

Por primera vez desde la restauración monárquica, la Corona ha sido explícita sobre los peligros

Por primera vez desde la restauración monárquica, la Corona ha sido explícita sobre los peligros
Ignacio Camacho. PD

Ignacio Camacho titula su columna en ‘ABC’ este 15 de octubre de 2015 «Los muros de loa vergüenza» y hace un relato sobre lo que significan los premios Princesa de Asturias y resalta los mensajes claros e inequívocos del Rey Felipe VI en su discurso en el ovetense Teatro Campoamor:

Los premios Princesa de Asturias acaso sean la mejor operación de propaganda de la Corona. Una idea brillante y bien plasmada que vincula a la Monarquía española con las expresiones más excelentes de la cultura internacional y la proyecta al mundo como referencia de mecenazgo. Para una institución que funciona a base de intangibles se trata de una valiosa plataforma desde la que lanzar mensajes de liderazgo intelectual, científico, humanístico y político. Y al igual que sucedió con el actual Rey antes de serlo, la futura presencia de Doña Leonor en la ceremonia de entrega representará en su momento una perfecta expresión de la continuidad dinástica.

En ese contexto el discurso real en Oviedo es el más importante de cada año tras el de Nochebuena. Ante un auditorio planetario, el Monarca verbaliza junto a la habitual laudatio de los galardonados una visión personal del momento de España. Acostumbrado desde su etapa de Príncipe a formular ese alegato de valores, Felipe VI ancló su intervención del viernes en el principal problema de la nación para reafirmar los principios de legalidad constitucional y de cohesión unitaria que constituyen los pilares de la convivencia democrática.

Apunta que es la primera vez que se pone negro sobre blanco el peligro que supone el separatismo:

Quizá por primera vez desde la restauración monárquica, la Corona ha sido explícita sobre los peligros de la exclusión que propugna el separatismo. Con su denuncia de los muros emocionales que fracturan la concordia y dividen a la sociedad, el Rey señaló directamente una realidad a menudo ausente o elíptica en el lenguaje político al uso: la de que el nacionalismo no es una ideología sino un sentimiento rupturista. Una creencia que empobrece y aísla y que por tanto no puede ser tenida en cuenta en la organización de las relaciones que articula el Estado. No es frecuente que nuestra clase dirigente aborde la cuestión del soberanismo desde este prisma imprescindible; en la política convencional domina un tacticismo electoral que tiende a contemplar los desafíos nacionalistas desde una perspectiva relativista y apaciguadora.

Y termina:

Pronunciadas desde la simbólica escenografía asturiana, zona cero de la españolidad histórica, las palabras de Don Felipe saltaron sobre los obligatorios márgenes de ambigüedad que rigen sus alocuciones para trazar una invisible línea de defensa moral de la memoria común y de los intereses generales frente al desafío particularista que proclama la superioridad identitaria -«el rechazo del otro»- y trata de blindarla mediante diques excluyentes construidos con fantasías mitológicas.

En una fiesta de exaltación del talento con gran repercusión exterior, la carga política del discurso fue un mensaje de primordial importancia. En boca del máximo representante de la nación vino a indicar ante la comunidad internacional que el conflicto catalán no es sólo un problema para el Estado sino una amenaza para el concepto mismo de España.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído