Casimiro García Abadillo

La comunicación nunca ha sido el punto fuerte del PP, pero Rajoy actúa como si no lo supiera

La comunicación nunca ha sido el punto fuerte del PP, pero Rajoy actúa como si no lo supiera
Casimiro García Abadillo. PD

Titula Casimiro García Abadillo su columna en ‘El Mundo’ este 27 de octubre de 2015 «Mariano de día, Mariano de noche» y la dedica a la desastrosa comunicación del PP:

  • La comunicación nunca ha sido el punto fuerte del PP. Sus líderes lo saben, el Gobierno, también, pero actúan como si no lo supieran o como si no les importara demasiado. Con el agravante de que, a menos de dos meses de las elecciones, los errores en la estrategia mediática se pagan muy caros.
  • Ayer, el presidente disolvió las Cortes y aprovechó la ocasión para hacer balance de su gestión con una comparecencia, rodeado de sus ministros (todos, menos Morenés, que estaba donde debía estar), en Moncloa. Tres cuartos de su intervención los dedicó a la economía, con datos que avalan su gestión, y luego hizo un ligero repaso temático, destacando Cataluña, con un mensaje inequívoco a Artur Mas sobre las medidas que está dispuesto a adoptar contra sus aspiraciones secesionistas.
  • Rajoy tenía, por tanto, asegurados los titulares de ayer en televisiones, radios y medios digitales y los de hoy en los periódicos.
  • Pero, a las 21:30 compareció en La 1 para ser interrogado por Ana Blanco y doce personas seleccionadas previamente y con preguntas grabadas.
  • «El presidente, que no se prodiga precisamente en los platós, se convirtió en estrella mediática por un día, cuando quedan 54 días de campaña»
  • ¿A quién se le ocurrió la idea? El presidente, que no se prodiga precisamente en los platós (llevaba sin aparecer en La 1 desde 2012), se convirtió en estrella mediática por un día. Quedan 54 días de campaña y no me explico cómo alguien decidió solapar su comparecencia en Moncloa con una entrevista en hora de máxima audiencia en el primer canal público de televisión. ¿Hay alguien que planifique este tipo de cosas?
  • De lo que no se le puede acusar al presidente es de falta de coherencia. Sus mensajes son machacones, lo que no quiere decir que no sean ciertos. Pero, de tanto repetirlos, pierden fuerza: no se puede insistir una y otra vez en lo importante que ha sido para España evitar el rescate.
  • De cara al futuro, lo que más le interesa a Rajoy es remarcar que «debe gobernar el partido que más votos tenga, el partido que decidan los ciudadanos». El líder del PP sabe que, en ningún caso, podrá gobernar en solitario y quiere evitar un pacto anti PP que, como ya se ha producido en algunos ayuntamientos o autonomías, le arrebate el poder aún después de haber sido el más votado. Es un claro aviso al PSOE y a Ciudadanos, porque sabe que es en esa posible alianza donde está el peligro.
  • Sin embargo, el titular de ayer se lo dio a Ana Blanco en la primera pregunta: «Mi principal rival soy yo». Yo le añadiría a su equipo de comunicación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído