Carlos Herrera

Pablo Iglesias es otro que se considera la última Pepsicola del desierto

Pablo Iglesias es otro que se considera la última Pepsicola del desierto
Carlos Herrera. PD

Cataluña, un día más, vuelve a estar en el centro de atención de los columnistas de la prensa de papel de este 30 de octubre de 2015. Prácticamente existe unanimidad a la hora de señalar que el reto separatista lanzado desde el Parlamento catalán supone, inequívocamente, reventar la normalidad de la campaña electoral que tendrá lugar con motivo de las generales del 20 de diciembre de 2015.

La columna más divertida es la de Carlos Herrera en ABC que aprovecha para arrearle a todo bicho viviente, especialmente al líder de Podemos por su ambigüedad respecto al futuro de los catalanes y, ya que pasaba por ahí, al mamarrachete de Justin Bieber:

La visita de Pablo Iglesias a La Moncloa es parecida a la de Justin Bieber a los estudios de una radio madrileña. Es evidente que el grado de imbecilidad al que ha llegado el «artista» del pop no lo alcanza ni de lejos el referente de la izquierda radical española, que es bastante más sólido, pero sí hay algo de correlativo entre el endiosamiento del pobre chaval con ínfulas de estrella finisecular y la sensación que dispone de sí mismo el líder de Podemos. Justin anduvo anteayer por el programa del gran Pablo Motos evidenciando cansancio escénico ante la perplejidad de profesionales de la televisión acostumbrados a recibir a auténticas estrellas sabedoras de su cometido ante sus seguidores.

Al poco, el niñato adorado por legiones de niñatos equivalentes dejó colgados a sus entrevistadores radiofónicos con la excusa de necesitar ir al baño, servicio, váter o excusado. Desapareció Justin ante la incredulidad de locutores acostumbrados a entrevistas a fenómenos de todo tipo. La culpa, podrán pensar muchos, es nuestra: consagramos como estrellas a cualquier imbécil y le hacemos creer que es lo que no es. Y es cierto, pero ante casos como el descrito solo cabe decir que más duras suelen ser las caídas. Suelen acabar como muñecos rotos.

Añade que:

Pablo Iglesias, otro que se considera la última Pepsicola del desierto, ha lamentado en las últimas horas que el presidente del Gobierno no hiciera aprecio de su persona y no le convocara a reunión debida en La Moncloa a cuenta de la crisis catalana. Por lo que se sabe, Rajoy finalmente le ha llamado. Y, por lo que se sigue sabiendo, el encuentro se va a producir en breve. ¿Qué le puede aportar Pablo Iglesias a la imagen conjunta de unidad ante los desafíos golpistas de los independentistas catalanes?

Lo primero que hicieron la mitad de los parlamentarios electos de Cataluña Sí Que No Sé Qué, la marca catalana de Podemos, fue votar de forma entusiasta a la muy sectaria Carme Forcadell como presidenta del Parlamento catalán, lo cual es una forma muy certera de aseverar su indestructible postura en pos de la unidad de España.

Lo siguiente ha sido insistir en su intención de conseguir para Cataluña y todas las demás comunidades una suerte de derecho a decidir no se sabe muy bien qué. Es inevitable el recuerdo a la Constitución de las Repúblicas Socialistas Soviéticas que rezaba retóricamente que, cuando así lo dispusieran, podrían desligarse de la Unión que dictaba Moscú de forma férrea y severa. Ninguna lo intentó hasta que el comunismo cayó por su propio peso, es evidente. Pero ese derecho de autodeterminación, teóricamente, lo tenían, lo cual invita a la risa histórica.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído