Lucía Méndez

El día de puertas abiertas en La Moncloa -con crisis de Estado al fondo- fue todo un éxito

El día de puertas abiertas en La Moncloa -con crisis de Estado al fondo- fue todo un éxito
Lucía Méndez. PD

En El Mundo, Lucía Méndez debe estar este 31 de octubre de 2015 como la protagonista de ’50 sombras de Grey’, Dakota Johnson, tras ver la imagen que más le pone, la de Pablo Iglesias entrando en el Palacio de la Moncloa.

Vamos, que lo ha celebrado más que cuando Iniesta marcó el gol de la final del Mundial de Sudáfrica frente a los holandeses:

Antiguamente, las familias -tanto las pudientes como las humildes- tenían en casa un salón con muebles preferentemente nobles en el que sólo podían entrar las visitas. Permanecía en penumbra y con la puerta cerrada. La entrada estaba prohibida sobre todo a los niños, que lo ponen todo perdido. Era como un Sancta-Sanctorum que los dueños de la casa preservaban con mimo para que los visitantes se llevaran una buena impresión.

Desde que Pablo Iglesias y Albert Rivera irrumpieron en la escena política, La Moncloa había sido como ese Sancta-Sanctorum de las casas antiguas. Cerrado y en penumbra para ellos. Los actuales administradores de la democracia española querían preservar ese espacio y se resistían a dejar entrar a los muchachos por si descolocaban algo. Sobre todo al muchacho de la coleta, con esa pinta de gamberro con tirachinas.

Explica que:

Igual que las costumbres fueron cambiando y ahora nadie tiene en su casa un salón reservado sólo para las visitas, La Moncloa se ha abierto a los nuevos políticos y la experiencia ha ido de maravilla. Nadie ha roto nada. Todo sigue en su sitio. El día de puertas abiertas en La Moncloa -con crisis de Estado al fondo- fue todo un éxito. Para el administrador de la casa y para los muchachos que tienen ganas de ocupar sitiales hasta ahora vedados. Los sitiales del poder imponen y a los dos jóvenes políticos se les notó un cierto nerviosismo a la hora de ocupar el estrado de prensa. Hablar delante de la bandera y el escudo de España no es lo mismo que entrar en La Sexta.

Albert Rivera salió de La Moncloa convertido en el rey de la fotogenia. Ciudadanos ya tiene imágenes más que de sobra para la campaña presidencial de su candidato. Rivera en la rueda de prensa tenía el aspecto de protagonista de película de repentino e inesperado aspirante presidencial estadounidense.

Y termina con su adorado líder morado:

Lo de Pablo Iglesias fue otra cosa. Aunque igualmente interesante porque llegó a este lugar de los cielos en coche, por carretera, y no por asalto. Vestido de sí mismo, no desmereció tampoco en el escenario y tuvo el detalle de acudir a la cita con un regalo muy sugestivo para su anfitrión. Un libro de Antonio Machado, español imprescindible, escritor indispensable. Tanto miedo a que llegaran los bárbaros y resulta que son buenos chicos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído