Carlos Taboada

“Desaliñado, vis gallega y azoramiento” atributos de los candidatos

El votante "lee fotografías" en vez de leer escritos

“Desaliñado, vis gallega y azoramiento” atributos de los candidatos
Carlos Taboada. PD

La información que los votantes esperan recibir tiene más que ver con «leer fotografías» a escritos aunque sean breves. Tiene que ver con la imagen de los candidatos, lo que dan a entender a través del «lenguaje corporal» (body language), de su desenvoltura, entorno, actitud y elementos que traslucen sus actuaciones públicas.

La imagen de abuelita de Manuela Carmena, el aspecto desaliñado de Pablo Iglesias, la pulcritud de Albert Rivera, la vis gallega del Mariano Rajoy, el azoramiento de Pedro Sánchez, la viveza de Alberto Garzón conforman estereotipos reales asumidos por el inconsciente colectivo.
Se trata de escribir un programa electoral a través de imágenes que expresen aquello que hace atractivo al candidato. Instantáneas que dibujen un concepto, una marca que movilice al votante en favor de uno u otro partido.

Cada acto, entrevista, debate, encuentro, iniciativa sirven como piezas de un «pack electoral» que debe ser más atractivo que el de la competencia. En esto consiste el diseño de una campaña.

El «pack electoral» se compone de distintos elementos que, entre si, se complementan.

Racionalización. Coherencia interna en los razonamientos y descripción de la realidad. No se puede prometer lo que no se puede hacer. Hay que descartar el «yo o el caos». Hay que explicar por dónde va el mundo, los riesgos y oportunidades. El ciudadano es inteligente y vota con responsabilidad.

Historia. Hay que recordar los resultados de actuaciones anteriores y conocer la Historia de España para valorar el momento político que vivimos. Podemos y Cs no tienen historia ni record de actuaciones.

Valores. La política es economía pero no sólo. «Libertad, igualdad y fraternidad» siguen vigentes como el valor constitucional de la unidad de España que va a ser determinante en la campaña.

Hechos y realidades. Hablamos de la vida particular de cada cual con realidades contrapuestas. ¿Cuál era nuestra situación hace cuatro años? ¿Cómo es hoy, mejor o peor?

Oportunidades y riesgos si gana un candidato u otro.
Oponentes. Reconocer el valor del debate y alternativas políticas aunque destacando los «puntos débiles» del rival. Juego limpio pero con encontronazos y determinación del que se cree mejor.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído