Isabel San Sebastián

«Rajoy no tiene nada que ganar en el debate televisado y sí mucho que perder»

"Rajoy no tiene nada que ganar en el debate televisado y sí mucho que perder"
Isabel San Sebastián. PD

Isabel San Sebastián critica la ausencia de Mariano Rajoy en el debate a cuatro que tendrá lugar el 7 de diciembre de 2015 en Antena 3. Sin embargo, justifica que no quiera comparecer visto lo visto, que en España se castiga más un desliz verbal en un cara a cara que el hecho de no acudir al mismo

¿Con qué fin se celebra un debate electoral, en beneficio de los electores o a mayor gloria de los partidos? La respuesta a esta pregunta resulta determinante para medir la salud democrática de una nación, su compromiso con los pilares sobre los que se sustenta este sistema político, su nivel de exigencia ética.

En los países saludables en términos democráticos los ciudadanos reclaman a sus dirigentes claridad y rendición de cuentas. En los demás, son los dirigentes quienes imponen a los ciudadanos sus condiciones sobre cuándo, dónde, cómo y a quién explicar aquello que les interesa. Los países comprometidos con la separación de poderes respetan la independencia de los medios de comunicación y demandan a sus políticos confrontar ante el tribunal de la opinión pública programas, ideas, propuestas, cumplimientos e incumplimientos, sin más limitación que el respeto debido al discrepante. Los demás aceptan que sean los políticos quienes controlen a los periodistas y decidan con cuáles de sus adversarios les conviene o no enfrentarse. Los países exigentes con la ética política no conciben que un presidente de Gobierno rehúse defender su título debatiendo con los aspirantes al cargo. Los demás asumen mansamente que quien tiene el poder, en este caso de decisión, lo utilice en su beneficio.

Recuerda que:

En Estados Unidos, Reino Unido o cualquiera de las democracias más avanzadas del planeta se penalizaría durísimamente la incomparecencia del contrincante que rechazase medirse con sus tres rivales confirmados en un debate electoral a cuatro. Aquí hay quien ha convertido la incomparecencia en su estrategia política y aspira a conquistar las urnas a lomos de esa montura.

Incomparecencia en la coalición internacional armada para combatir al terrorismo islamista, incomparecencia en el debate de las ideas, incomparecencia en la batalla de los principios, incomparecencia en la pugna por defender unos valores. Gestión, gestión y más gestión de España S.A, con altas dosis de indefinición y abundantes lugares comunes.

No deposito grandes esperanzas en la puesta en escena televisiva que nos permitirá ver y escuchar en un mismo plató simultáneamente a Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Soraya Sáenz de Santamaría. Los corsés impuestos a esos debates por los directores de campaña son de tal calibre que impiden cualquier fluir natural de una conversación constructiva. Dicho lo cual, va a resultar cuando menos sorprendente que tres de los allí presentes sean los cabezas de lista de sus respectivos partidos mientras la cuarta es la número dos por Madrid. La versión oficial apela a la falta de tiempo del presidente, que sí lo encuentra, curiosamente, para comentar la actualidad deportiva en una radio. Las malas lenguas hablan de su edad, muy superior a la de sus oponentes, su imagen deteriorada hasta entre sus propios votantes y su temor a verse superado por la habilidad dialéctica de Rivera.

Y asegura que:

La cruda realidad es que el candidato Rajoy no tiene nada que ganar en ese debate y sí mucho que perder, a poco que cometa un error. Por eso rechaza la invitación, consciente de que en España se castiga más duramente una metedura de pata que la falta del coraje necesario para dar la cara. En España gana el que resiste y se resiste mejor sin arriesgar. No somos, desde hace tiempo, un país de gente valiente, ni de convicciones firmes ni de iniciativas audaces. No vence el que mejor convence, sino el que se cubre los flancos. Aquí la democracia llegó tarde y no termina de calar. Falta mucha lluvia fina.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído