Charo Zarzalejos

A Mariano Rajoy no le pillan ni el DAESH ni los del ‘No a la Guerra’

A Mariano Rajoy no le pillan ni el DAESH ni los del 'No a la Guerra'
Charo Zarzalejos. PD

No son pocos los que consideran que España, a través del Gobierno, no está aprovechando la situación generada por el terrorismo de Daesh en Francia. Creen que se está generando un agujero en el tablero internacional, cuando, en realidad, era el momento de que nuestro país, cuarta economía de Europa, sacara pecho, hiciera valer su posición y desde el minuto uno, el Gobierno hubiera realizado, al menos, una declaración más contundente que hubiera disipado cualquier sospecha de tacticismo.

Rajoy sabe que en algunos círculos existe esta opinión pero él, nada aficionado a dar pasos sin antes haberlos pensado al menos dos veces, ha optado por una estrategia que no significa, de ningún modo, que llegado el caso, España «este donde debe estar y como debe estar», sino que se trata de no dejar espacio a otros. A lo largo de estos días ha hecho saber a sus interlocutores cuál es su posición: apoyo a los aliados, lucha contra el terrorismo y decisiones bien pensadas con el aval ineludible del Parlamento.

Quienes han hablado con él, saben mejor que nadie la postura del Presidente, pero estamos en campaña y los pequeños resquicios que deja el pacto son aprovechados de manera reiterada pidiendo a Rajoy que «explique» cual es su postura. No es Rajoy, y lo saben todos, un hombre con vocación belicista pero parece claro -para eso estamos en campaña- que sus adversarios, firmantes del pacto, buscan ardorosamente que el candidato del PP cometa un error. «Le están buscando -dicen en Génova- pero no le van a pillar porque lo que quieren es eso, pillarle en el menor desliz, pero Rajoy ya es perro viejo».

Entre Madrid y París hay más comunicación de la que se puede sospechar. El que Hollande haya descartado la inclusión de tropas en tierra ha sido un alivio para todos los países europeos y cuando se trata de un ejército como el francés no entra en las previsiones que España tenga que enviar aviones o barcos. El papel de nuestro país es y será el de la inteligencia, las fronteras y el norte de Africa. España , para entendernos, no va a ir a la guerra que es lo que algunos parecen estar buscando para encontrar hueco y discurso en una campaña en la que Rajoy ha logrado establecer eso que se llama «tono» y en la que todos cruzan los dedos para que, por lo menos, la situación siga siendo la que es.

Los acontecimientos -algunos bien trágicos- se comen unos a otros pero así, en clave doméstica, lo más inmediato para tener de qué hablar será el que parece inminente acuerdo en Cataluña para desatascar la situación de limbo político en el que se encuentra Artur Mas. En unos días tomará posesión como Presidente de la Generalitat y, de París, todos viajaremos a Barcelona y tampoco aquí Rajoy se va a dejar pillar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído