Juan Pablo Colmenarejo

«Los del ‘Pásalo’ necesitan gritar contra otra guerra en la calle para volver a echar al PP»

"Los del 'Pásalo' necesitan gritar contra otra guerra en la calle para volver a echar al PP"
Juan Pablo Colmenarejo.

Juan Pablo Colmenarejo también tiene claras cuáles son las intenciones de estos iluminados y sectarios del ‘No a la guerra’, volver a formar algaradas para echar del Gobierno al PP. Eso es lo único que les importa. Los demás, pura paja dialéctica:

Los que han desempolvado las pancartas del «No a la Guerra» cumplen con estricta marcialidad los términos de la nostalgia, que se resumen en la frase de «cualquier tiempo pasado fue mejor». No hay invasión a la que hacer frente, ni Gobierno al que echar la culpa de un atentado terrorista, pero insisten en repetir la fórmula que pusieron en práctica en medio de la conmoción de aquellos días de marzo de 2004. Son los nuevos nostálgicos, que echan de menos poder llamar asesinos a sus gobernantes obligando a tomar partido a todos aquellos que contemplan, con estupor, cómo un ametrallamiento masivo en las calles de París es motivo de discusión, como si fuera un partido de fútbol con dos bandos por igual. Pero esta vez es distinto y tienen más difícil lo de agitar y propagar.

Recalca que:

Como reconoce uno de los convocantes a las concentraciones, el insultador profesional y desconocido actor Alberto San Juan, ha acudido menos gente porque «la situación es más compleja». La guerra de Siria es una matanza sin cuartel desde hace cuatro años, con medio millón de muertos. Un todos contra todos en el que Rusia, Irán o Turquía se empujan para coger sitio. Pero, además, tampoco está Aznar, aunque le recuerdan obsesivamente; ni Felipe González, a quien le pitan los oídos al escuchar de nuevo el añejo OTAN no, bases fuera. El avispero yihadista no necesita de humos para ser sacudido. Nosotros no somos culpables de su odio. Nadie quiere guerras, y no es uno más demócrata que el otro por pregonarlo con una escarapela en el pecho.

Finaliza diciendo que:

El pacto antiyihadista permite a Rajoy dar las respuestas oportunas a las demandas de Francia y de nuestros aliados, dejando a un lado el pasacalles de los que buscan quitar la legitimidad al Gobierno como hicieron entonces. Añoran el pásalo. Y necesitan gritar contra otra guerra en la calle para volver a echar al PP.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído