Fernando Onega

«Hay tormenta para rato en Cataluña: preparen los salvavidas»

"Hay tormenta para rato en Cataluña: preparen los salvavidas"
Fernando Ónega. laSexta

Fernando Onega predice que la tormenta desatada en Cataluña con la independencia va para largo:

La expresión tormenta perfecta fue popularizada por una película basada en hechos reales: los sufridos por pescadores de pez espada sorprendidos por la conjunción de dos grandes borrascas, una de aire frío continental y otra de aire caliente en la isla de Sable. El choque o la fusión de ambas provocó grandes desgracias. Producida la película hace quince años, la expresión se aplica a la suma de circunstancias negativas que son capaces de arruinar a un país o de crear situaciones de máxima tensión. Hoy se puede aplicar perfectamente a la situación de Catalunya. Hay dos grandes temporales que están permanentemente a punto de chocar: la provocada por la Catalunya soberanista y su impulso de desconexión y la provocada por las respuestas del Estado en el plano económico y en el plano legal.

Señala que:

El retrato de desperfectos ya visibles dice lo siguiente: que es la mayor tormenta perfecta que hemos conocido y con menos posibilidades de amainar. Estos son sus ingredientes, al margen del gran choque entre los vendavales catalanes y los rayos del poder del Estado: se judicializan las relaciones con un Tribunal Constitucional que a toda velocidad anula la declaración soberanista y un MasColell que quiere llevar al Tribunal Supremo el pago a proveedores; se apela a la dignidad nacional de Catalunya para denunciar el trato económico; se vive en la incertidumbre política prolongada por la CUP, que se resiste a investir a Artur Mas como presidente de la Generalitat; se publican datos alarmantes de fuga de empresas a otras comunidades como consecuencia del incierto futuro político…

Judicialización, desconfianza, quiebra de la igualdad territorial, agravios imaginados o provocados, incertidumbre política, crisis económica, comunicación entre poderes a base de denuncias en la prensa y en las instituciones, Parlament paralizado. Y todo, coronado por la pulsión de la República Catalana y la ruptura con el Estado español. Difícilmente se puede recordar un periodo más complejo y en la peor de las circunstancias, que es la sensación -sólo la sensación-de vacío de poder.

Y entiende que:

Hay quien deposita todas las esperanzas en el poder taumatúrgico de las elecciones: de las generales del próximo día 20 y la repetición de las autonómicas, que es el último debate planteado. Este cronista no tiene esa seguridad. Gane quien gane el día 20, no se ve ninguna candidatura con un proyecto novedoso para Catalunya. Incluso la vía socialista de cambio constitucional hacia el federalismo sólo suscita la confianza del 27 por ciento de los ciudadanos, según el último barómetro del CEO. Y convocar elecciones autonómicas quizá signifique prolongar todavía más la tempestad, porque repetir urnas siempre tuvo el riesgo de repetir resultados. De hecho, la última encuesta de este diario apenas ofrece variaciones sobre la votación del 27 de septiembre. Conclusión: hay tormenta para rato. Preparen los salvavidas.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído