Curri Valenzuela

El efecto Bertín, los hogares españoles y el futbolín de Rajoy

El efecto Bertín, los hogares españoles y el futbolín de Rajoy
Curri Valenzuela. PD

Titula Curri Valenzuela su coliumna en ABC este domingo ‘El Efecto Bertín’ y analiza el efecto electoral que el programa de TVE está teniendo:

  • Es la popularidad repentina del político distante que, de pronto, se cuela en las casas de millones de españoles para jugar al futbolín
  • Mariano Rajoy ha descubierto el poder de la televisión y el calor de la calle a tiempo de comenzar una campaña electoral en la que, afirman los suyos, se siente pletórico.
  • Le animan sus sondeos, los «trackings» diarios con los que los grandes partidos miden la tendencia de sus votos, que en el caso del PP es al alza, bastante por encima de los 120-128 escaños que le adjudicaba la encuesta del CIS conocida esta semana.
  • Las entrevistas con las que se elaboró el estudio del CIS se llevaron a cabo hace un mes y de entonces hasta ahora los populares aseguran que sus predicciones no han dejado de crecer y que ya están superados los 130 escaños. Los expertos lo atribuyen a que se está consolidando el voto de esa franja de tradicionales votantes del PP que se declaraban indecisos. Quienes acompañan a Rajoy en su maratoniano recorrido por el mapa de España dicen notarlo por el entusiasmo con que la gente le aborda por la calle y el llenazo que registran sus mítines.
  • Es «el efecto Bertín», la popularidad repentina del político distante que de pronto se cuela en las salas de estar de millones de españoles para jugar al futbolín.
  • El jueves por la tarde en Málaga, a punto de dar comienzo oficialmente la campaña electoral, Rajoy tardó hora y media en recorrer trescientos metros de la calle Larios entre besos, selfies, peticiones de ayuda y muchos gritos de «muy bien anoche con Bertín». Un baño de multitudes que se repitió el viernes en Ávila y seguramente continuará cada día hasta el 20-D.
  • La campaña del candidato del PP requiere que quien no había pisado la calle hasta el final de la legislatura se dé un paseo por cada una de las ciudades que va a visitar.
  • También ha roto el tradicional rechazo a que su candidato aparezca por televisión mas allá del tradicional debate con el líder de la oposición. En sus dos primeros años en La Moncloa, Rajoy concedió dos entrevistas televisadas y su partido mantuvo la decisión de enviar únicamente a diputados de segunda fila a las tertulias del sábado noche.
  • Ayer, el presidente fue el invitado de «La calle pregunta» de La Sexta y, después de su éxito de audiencia con Bertín Osborne, el próximo sábado debutará en «Qué tiempo tan feliz» con María Teresa Campos, un programa dedicado a los mayores, a quienes se dirige de forma especial el candidato del PP en cada uno de sus mítines.
  •  Los actos electorales que han perdido importancia a favor de la televisión y por razones crematísticas: el recorte de subvenciones obliga este año a Rajoy a viajar en AVE o vuelos comerciales y solo en ocasiones especiales recurrir al avión privado que antes contrataba su partido para toda una campaña.
  • Mítines a lo grande tendrá pocos el PP, como el resto de los partidos. Actos en los que un Rajoy que no usa telepromter y solo se ayuda de una cuartilla con notas escritas a mano, se centra en las dos cuestiones clave de su campaña: la capacidad del PP para crear empleo y asegurar el crecimiento económico y la defensa de la Unidad de España. A los suyos les tiene dicho que sean optimistas como lo es él: con eso pueden conseguir un buen resultado el 20-D.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído