Pilar Rahola

«España no tiene proyecto, más allá de perpetuarse eternamente»

"España no tiene proyecto, más allá de perpetuarse eternamente"
Pilar Rahola. PD

Pilar Rahola se muestra muy escéptica con los partidos tradicionales y emergentes. Asegura que no proponen nada nuevo, que siguen anquilosados en gestos y estructuras del pasado:

Si, como apuntaba ayer, lo nuevo tiende a viejo, lo viejo ni les cuento. Lo peor de esta campaña, y con ella del mapa político español, es justamente su vejez, su poca capacidad de regenerar estructuras, renovar planteamientos y, en definitiva, cambiar un paradigma caduco.

¿Cómo es posible que tantos años después de la dictadura, los esquemas se hayan perpetuado más allá de la lógica del cambio? Porque, si los nuevos partidos repiten gramáticas viejas, los de siempre las tienen solidificadas en el ADN, como un mantra inacabable.

Subraya que:

Observemos el PP de Rajoy o el PSOE de Pedro Sánchez, ambos tan parecidos a sus predecesores que parecen clónicos unos de los otros, sin capacidad de reinventarse, sin proyecto seductor que plantee un nuevo tiempo para una nueva ciudadanía, sin otro recurso que el propio del binomio conservador/progre y tiro porque me toca. Es evidente que los dos grandes del bipartidismo español están a ambos lados de la ideología, aunque se peleen denodadamente por el espacio central. Y por ende, es también evidente que no son lo mismo, salvo casos excepcionales como la sagrada unidad de España. Porque, y dicho entre paréntesis, en ese punto no hay dos orillas, ni bipartidismo, ni proyectos diversos, hay una España una, con un PP que fuerza la ley, atropella y destroza todo a su paso, y un PSOE convertido en tonto útil. Son las dos caras de una misma e intransigente moneda. Pero más allá de ser acólitos de la religión unificadora, sus diferencias ideológicas son indiscutibles. Y, sin embargo, cuánto se parecen en su incapacidad para renovarse.

Remata que:

Ese es el desesperante quid del panorama político español, que todo es un gran ritornello donde se cruzan las puyas conocidas, se practica el «y tú más» y se engorda al hámster para que continue rodando sin ir a ningún lugar. España no tiene proyecto, más allá de perpetuarse eternamente, y por ello vive de persistentes simulacros. Observado con lupa el dueto PP/PSOE, es imposible encontrar una sola iniciativa realmente renovadora, que pretenda cambiar las estructuras podridas de la democracia; ni una sola que aspire a solidificar una democracia integral. Ni tan sólo se plantean cambiar la naturaleza de sus propios partidos, convertidos en máquinas de poder e influencia, cuyo objetivo final es la propia supervivencia. Todo es tan viejo, tan caduco, tan decimonónico, que incluso cuando se opta por enviar a los líderes a hacer el número en la televisión, acaban pareciendo las maracas de Machín intentando versionar a Kiss.

Sumados los nuevos y los viejos, lo más sorprendente es que la suma es cero, porque ni uno solo tiene un gran proyecto de Estado, ni uno solo ahonda en las heridas más profundas de la democracia, y ni uno solo se sumerge en las aguas turbulentas del debate territorial. Es un gran teatrillo, con actores nuevos y un único guion: que todo se mueva pero nada cambie.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído