Santiago López Castillo

Comentaristas forofos

Comentaristas forofos
Santiago López Castillo. PD

Fue José Ramón de la Morena quien rompió lo de la objetividad subjetiva, la imparcialidad también se decía, y le salieron lo colores del Atlético. Y como los comentaristas se plagian, se repiten unos a otros, pues hete aquí que la mayor parte de esta jauría balompédico-linense no narra el partido sino que son unos tifosi de tal o cual equipo, incluido el Geta (cuán aficionados son a sincopar las cosas: el finde, la peli, el Depor…). Pasa lo mismo que en la política con los autodenominados politólogos que son hinchas del partido de sus amores.

De niño, mi padre me solía comprar el «Marca» en el que escribían periodistas de fuste como Jesús Fragoso del Toro, premio familia numerosa por Franco, Cronos y Antonio Valencia. A Valencia se le veía el plumero de rojiblanco, pero era tal su erudición que se le toleraba. Uno, que ya iba distinguiendo la zarzuela de las letras y que tenía el alma blanca, únicamente veía las calificaciones de los jugadores, que llevaban e1 1 (aprobado), el 2 (notable) y el 3 (sobresaliente), ah, y el 0, suspenso. Valencia, al contrario del sectario de la SER, era también crítico literario y cronista de teatro.

De modo que la forofitis se fue extendiendo y hoy pululan por las ondas radiofónicas y de las otras, las televisivas, esa caterva con que la calificaba Lázaro Carreter, que, dicho sea de paso, era muy futbolero y del Real Zaragoza. En mis tiempos de director de Estudio Estadio -el socialismo imperante me relegó de director del TD con la máxima audiencia al programa deportivo-, palpé, por así decirlo, la burricie lingüística del personal televisivo, tan es así que un domingo en que me vinieron a visitar Ramón Mendoza y su esposa, ésta, francesa, me espetó que a ver si a mis informadores les enseñaba a hablar castellano, muy dados, por otro lado, a la terminología indescifrable, en la creencia de que se sentían eruditos. Jo.

Luego está la madriditis de la información porque es el equipo que más vende en audiencia, y que, para hacerse notar, los críticos correspondientes se convierten un antimadridismo feroz, en especial los proclives al F. C. Barcelona. En este sentido, recuerdo que el director de Informativos de TVE, Enric Sopena, a la sazón socialista de tomo y lomo, me preguntó que por qué no daba el partido del Barça, que tenía sueño, a lo que le contesté que los azulgranas y los blancos debían ir al final porque si no se caía audiencia.

Es obvio que vivimos al lado de la mediocridad, pero a mí me llena mucho la paz en busca de la pulcritud del alma aunque sea una utopía.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído