José María Carrascal

«La Transición dura ya tanto como el franquismo y España ha cambiado tanto como en aquel»

"La Transición dura ya tanto como el franquismo y España ha cambiado tanto como en aquel"
José María Carrascal. PD

A José María Carrascal le da en la nariz que los líderes de Podemos y de Ciudadanos no aportan nada nuevo, sino que al final tienen la misma pasta que la casta de toda la vida. ¿Objetivo? Quitar del poder a los que ya están para ponerse ellos:

Y si no fuera una guerra ideológica la que se está librando, sino una guerra de generaciones, de jóvenes contra mayores, los unos asaltando la fortaleza del poder con el descaro de los pocos años, los otros defendiéndola con todos los medios y experiencia a su alcance? Porque diferencias ideológicas no hay tantas. Podemos es la versión radical de la izquierda, que, si se la mira bien, no trae nada nuevo, más bien trata de volver a sus raíces originales, y esos planes asustaburgueses, esas amenazas truculentas, esos insultos inflamados son tan viejos como la Revolución Francesa con sus viejas haciendo punto al paso de los condenados a la guillotina. Mientras, Ciudadanos intenta presentarse como la derecha más civilizada, como el conservadurismo más amable, como el centro del centro, lo que quiere decir que tiende la mano tanto a un lado del espectro político como al otro.

Añade que:

Es más, tengo entendido que Iglesias militó en sus comienzos en el PSOE (¿o fue en IU?) y, visto que aquello era lo más parecido posible a un escalafón en el que se ascendía por quinquenios, no por méritos, se lanzó a hacer la guerra por su cuenta, mientras que Rivera militó en las Juventudes del PP catalán, ocurriéndole lo mismo. ¿Tiene algo de extraño que esos dos jóvenes audaces y ambiciosos quisieran romper las aguas estancadas de la política española con una carga de dinamita en los dos grandes partidos que se repartían la tarta? Hay que tener en cuenta, además, algo que suele olvidarse: la Transición dura ya tanto como el franquismo y España ha cambiado tanto como en aquel. La crisis económica y la corrupción brindaban la oportunidad ideal para dar el golpe de mano.

Fue Ortega el primero que apuntó la idea de que las generaciones son la maquinaria de la historia para hacer mover la política. «Cada generación tiene su perspectiva de la vida, de cómo abordar y cómo resolver los problemas, distintos a los de la generación anterior», dice en su «Método histórico de las generaciones». ¿Es esto lo que está ocurriendo en España? ¿Que las nuevas generaciones, esas que encuentran taponadas las salidas por las generaciones anteriores y tienen que contentarse, en el mejor de los casos, con contratos temporales, sueldos bajos o irse al extranjero, son las que protagonizan ese «asalto al cielo» del que hablaba Iglesias? Todo apunta a que se trata de un choque generacional más que de ninguna otra cosa. Basta oír a los «emergentes» hablar de «la casta».

Sentencia que:

De ser así, estaríamos en medio de esa larga e imparable marcha de la Historia de que habló Hegel, o sea, nada de que alarmarse. Pero para ello necesitamos saber si Iglesias y Rivera traen algo realmente nuevo o se trata sólo del clásico «quítate tú, para ponerme yo», que significaría quedarnos como estábamos o incluso peor, que también se ha dado en la marcha de la humanidad. Porque, hasta ahora, lo único que nos ha ofrecido Podemos es lo más rancio de la izquierda, ensayado desde la Comuna parisina en 1870 hasta los experimentos griego y venezolano recientes, mientras Ciudadanos nos dice que está dispuesto a entenderse con todos. Original, ninguno.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído