David Gistau

«A Pablo Iglesias le está saliendo la campaña sonada»

"A Pablo Iglesias le está saliendo la campaña sonada"
David Gistau. PD

David Gistau habla de lo redonda que le está saliendo la campaña a Pablo Iglesias frente a un PSOE que tiene en Pedro Sánchez a un juguete roto:

A Pablo Iglesias le está saliendo la campaña soñada. Hasta Rivera trata de que lo asocien a él y lo reconozcan como el otro personaje en el bipartidismo de «lo nuevo». Ambos pretenden ser los partidos a los que hay que subirse como a una nave espacial ocupada por los elegidos para repoblar otro planeta mientras que en la Tierra, que es «lo viejo», se extingue la especie humana. Y no es que quiera meterles a ustedes presión ante la urna.

Iglesias tiene tanta suerte que se encuentra con que el juguete roto de esta campaña, Schz, se afana en desmantelar minuciosamente el gran partido de poder que fue el PSOE hasta franquear la entrada de las praderas socialdemócratas a sus nuevos propietarios. Quienes, por cierto, son cursis como para denominarse «máquina de amor» (por el autor del «Orinoco de lágrimas»), como en la degeneración casta de la «Sex Machine» que fue James Brown. Desconcierta saber que España será el último reducto donde aún tendrá público eso que Espuny llama el «lirismo macondiano» de la Revolución, que incluso en Iberoamérica, donde por fin, de a poquito, parece que se anima a terminar el siglo XX, ha sido declarado obsoleto.

Explica que:

Queda admitido por tanto el advenimiento de Podemos, de un vigor proporcional al estruendo del catacrac socialista. Llegados a este punto, y ya que vamos a convivir en los cauces institucionales con Pablo Iglesias -y de hecho tenemos confianzas puestas en él para resucitar el género de la crónica parlamentaria-, uno ya sólo le pediría que module un poco el cinismo inherente a sus mutaciones personales en el gran ejercicio de camuflaje en el sistema que ha transformado al personaje revolucionario hasta reducirlo sólo a la imagen de marca de la coleta. Ya hemos aceptado el viaje desde el chavismo a la socialdemocracia escandinava. También lo del asaltador de cielo que luego resultó que iba a llamar al timbre. Hemos aceptado muchas cosas a cambio de que Podemos sacara la ira de la calle y la redirigiera del nihilismo a aquellas mismas urnas que para el 15-M no nos representaban.

Remata que:

Pero hay dos cosas que se me antojan más difíciles de aceptar. Primera, que ahora vaya de garante de la Constitución el mismo político que la definió como una coartada para la supervivencia de las élites franquistas por la cual había que borrar la Transición y abrir, cercenado el pasado, una época constituyente. Segunda, que se me haga el melindroso y el escandalizado por el tono crispado de un debate el mismo político que legitimó el escrache como herramienta política y que debe su existencia pública a la violencia verbal con la que proporcionaba una audiencia jugosa en los debates de televisión a los que era invitado para que ejerciera de temible agitador en la cuenta atrás de la revolución y sus guillotinas.

Por lo demás, el camuflaje funciona a la perfección: hay colas de viejos socialdemócratas esperando a que le purifiquen el alma por imposición de manos en el tenderete de un curandero ideológico, de un profeta sanador.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído