José Rosiñol Lorenzo

Es la libertad, estúpido

Es la libertad, estúpido
Josep Rosiñol. CG

Resulta frustrante, lo reconozco, parece como si la política catalana hubiese entrado en una especie de agujero de gusano y se hubiese quedado anclada en discusiones más propias del Siglo XIX que del siglo XXI, asistimos día sí y día también a discusiones identitarias, la narrativa está repleta de superioridad moral e incluso de supremacismo, hay líderes del «prusés» que ya nos indican el camino de salida, quizás la estación de tren más cercana a la que hemos de acudir los que no estamos dispuestos a seguir adelante con la pesadilla nacionalista, se insiste en hablar de «los españoles» y los «catalanes» para hacer aún más profunda la sima entre los ciudadanos de Cataluña, la cosmovisión del separatismo ya es descaradamente (y artificialmente) etnicista, han creado una comunidad imaginada e ideológicamente «pura» y el resto nos debemos conformar con el silencio y el sumiso acatamiento, comportarnos como extranjeros en nuestra propia tierra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído