Eleonora Bruzual

Venezuela: Fin del narcoestado y sus fetiches

Venezuela: Fin del narcoestado y sus fetiches
La periodista Eleonora Bruzual. PD

Para los venezolanos el último mes del horrendo 2015 terminó con soplos de esperanza, a pesar de las más de 28.000 víctimas de la violencia con los que cerramos ese año.

El 6 de diciembre una mayoría se expresó en las urnas eligiendo un nuevo poder legislativo que vuelve a mostrar esa pluralidad política que fue la marca de la Venezuela antes del arribo de Hugo Chávez al Poder, y que pudo ver el mundo entero el pasado 5 de enero cuando se instaló y tomó posesión su nueva junta directiva.

De ella impactó la experiencia y firmeza demostrada por su Presidente Henry Ramos Allup, político con el que tengo profundas diferencias pero que ha venido -con sus acciones en esta Nueva Asamblea- a demostrar que fue acertada su elección por esa mayoría conformada por 112 diputados opositores frente a 54 oficialistas.

El primer impacto se lo llevó el país cuando demostrando evidentemente la experiencia de décadas como parlamentario, mantuvo controlada la intención castrochavista de caotizar el acto, control que llevó a la bancada oficialista a abandonar el recinto como muestra de que solo funcionan cuando excluyen a otras fuerzas políticas y manejan totalitariamente cualquier acto institucional.

Con el castrochavismo tratando de imponer su caos ha transcurrido la primera semana del año, semana donde también el presidente de la Asamblea Nacional, decidió mandar a retirar una serie de imágenes parte de ese afán tanto del castrismo como del chavismo de imponer una nueva historia y unos personajes convertidos en fetiches de una masa embrutecida como parte de una táctica política de uso común dentro del comunismo.

Con un nuevo legislativo pero con los mismos terribles problemas que atenazan a los venezolanos desde hace ya varios lustros, Maduro asesorado por sus amos los cubanos castristas monta un show por el retiro de una grotesca imagen de Bolívar, que lo presenta como un zambo muy parecido a Hugo Chávez y su parentela y que sin dudas fue concebida para -de manera subliminal- hacer creer a ese pueblo aturdido que existía un parentesco entre ambos. Bolívar de quien existe una gran iconografía pero que la Peste Roja buscó ultrajar, falsear y convertirlo en un monigote de sus ambiciones más abyectas.

Igualmente han movilizado a su brazo armado concentrado en una fuerza militar inconstitucional y abusiva y unas huestes cada vez más escuálidas pero más violentas para que protesten, insulten y amenacen por desalojar del Palacio Legislativo retratos y pinturas de Chávez -todos espantosos y sin ningún valor artístico- al que pretenden que Venezuela toda lo consideré como lo hace el hatajo de militares corruptos, su «Comandante eterno» siendo solo un expresidente más, y que si algo lo diferencia de los otros (Que de paso sus retratos no están en la Asamblea) es que instituyó el odio, la violencia, la traición a la Patria, el saqueo de las arcas públicas y la impunidad para delitos y crímenes de lesa humanidad, además de convertir a Venezuela en guarida de terroristas.

Un Narcoestado forajido, dependiente de una de las tiranías más salvajes: la cubana con sus 57 años ininterrumpidos de atropellos contra el pobre pueblo de esa isla esclava.

La situación -como cualquier persona pensante conoce- es grave. Seis días de recuperado para la democracia el Poder Legislativo no es tiempo para subsanar el horror de 17 años de corrupción, ineptitud y catástrofe chavista. Horror que sigue allí y que vemos en la actitud de ese estamento militar fermentado; en la delincuencial actitud de Cilia Flores -mujer de Nicolás Maduro- junto a Elías Jaua, dos pillos rojos amenazando públicamente y mandando a sus esbirros a fotografiar a los periodistas que preguntaron por los narcosobrinos de la pareja presidencial.

Horror de un país donde se avizora una hambruna terrible y una emergencia sanitaria al no existir medicamentos indispensables. Horror ante la pobreza que crece y crece mientras los jerarcas rojos son cada día más ricos y el mundo entero conoce de sus andanzas en el narcotráfico y sus saqueos a la nación.

Horror al darnos cuenta que una banda de delincuentes se aferra al Poder porque no tienen para donde huir. Horror porque son unos malvivientes dispuestos a todo… Horror porque han robado el futuro de generaciones de venezolanos y será necesario que cada uno de nosotros aporte sacrificios, entereza, coraje y dejemos de pensar como ingenuos o como necios frente al tiempo más aciago de nuestra historia republicana y aplaudamos el inicio del fin del narcoestado y sus fetiches.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído