Carlos Taboada

El excremento del “clan Pujol” atufa al Parlament catalán y se extiende a la CUP

El excremento del “clan Pujol” atufa al Parlament catalán y se extiende a la CUP
Carlos Taboada. PD

Hace 31 años Albert Boadella estrenó «UBU President» que ridiculizaba al president Pujol como epitome de lo peor de Cataluña representado el pujolismo, su prepotencia como bisagra del gobierno de Madrid en los 80, 90 y 2000.
Pero llegó Mariano Rajoy al Gobierno de España en 2011 y rechazó nuevas componendas.

«No puedo evitar que empitonen al ex honorable president…» dijo Rajoy alegando su suplicio con Bárcenas, Rato y lo que venga. Hablamos de un régimen nacionalista impune en su forma de actuar corrupta durante 30 años. Dicho esto con todo el cariño y respeto a amigos, familiares y compatriotas catalanes.

Egocentrismo, poder político y social, dinero y control del cotarro en Cataluña. Cuesta escribirlo pero el «clan Pujol» ha producido una especie de excremento mental que se va extendiendo por la clase política y la extrema izquierda catalanas.

«No nos traigas tanta ruina que Cataluña paga la factura…» dicen los contribuyentes.

La CUP, muy bien organizada en la movilización juvenil, salva a Artur Mas en enero de 2016 para supuestamente iniciar el proceso de independencia. Nombran a otro que es lo mismo que nombrar a nadie. Esta es la conclusión. El olor de las heces se extiende hasta llegar a la locura. La extrema izquierda, en aras de una Independencia imposible, salva al símbolo de la corrupción catalana.

Amigos de la CUP, con todo mi respeto, ¿dónde está Lenin?
Todo el mundo – en especial los periodistas-, buscamos matices, argumentos, comparaciones. Para entender las cosas hay que compararlas con otras conocidas.

Cataluña no es el Pacífico

El proceso de independencia de Cataluña del Reino de España no se parece en nada a Canadá, Escocia y alguna isla del Pacífico que han vivido procesos fallidos de independencia. ¿Qué tiene que ver Cataluña con estos lugares? La historia de España habla del reino más antiguo de Europa.

El complejo de espectáculo TV de la política perjudica la gestión práctica de la «cosa pública» porque se somete a un postureo que nada tiene que ver con la lógica de los hechos y de los resultados electorales.

«… la primera en la frente»

No hay cuatro grupos parlamentarios para Podemos en el Congreso aunque Pablo Iglesias Jr. se cabree y amague con impedir el acceso de Pedro Sánchez a La Moncloa. El socialista Patxi López no ha necesitado los votos morados para hacerse con la Presidencia del Congreso.

Palo y zanahoria. No hay referéndum ni consulta popular. El proces para enchufar, conectar o desenchufar. ¿De dónde?, por supuesto de España, ¿entonces qué pinta España?

Para sacar a Rajoy de La Moncloa se puede poner el país patas arriba. Mofarnos de los 40 años de democracia, del nivel de vida alcanzado, de la permisibilidad ciudadana y arraigo comunitario.

La Transición

Acaba de estrenarse la nueva temporada de Cuéntame en La 1. Los grises, Carabanchel, el TOP («Tribunal de Orden Publico»), ansias de libertad alcanzadas. La Transición es uno de los procesos políticos ejemplares de libro que se estudia en la universidad.

El rey Felipe VI toma posiciones en la movida catalana y deja claro que «bromitas con la unidad de España ni una».
¿Hemos llegado al punto en que la maquinaria del Estado deba intervenir la sedición del Parlament y del gobierno de la Generalitat? Esto sólo lo saben los jueces. … pero «tengas pleitos y los ganes».

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera deben llegar a un acuerdo al que se sumen cuántos más mejor, para adaptar la Constitución a los nuevos tiempos. De este modo, durante los próximos años Podemos, los radicales nacionalistas y la izquierda anti sistema dejará de ser el centro del Universo y el PSOE alejarse de la sombra que le persigue.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído