Alfonso Rojo

Pedro Sánchez: ni Kerenski ni Chamberlain, sino el pedestre Capitán Concordia

Pedro Sánchez: ni Kerenski ni Chamberlain, sino el pedestre Capitán Concordia
Alfonso Rojo. PD

En ese ejercicio, estético pero estéril, de buscarle a Pedro Sánchez algún ‘mellizo’ que ayude a entender la peripecia del personaje, los hay que citan a Chamberlain, al que Churchill espetó premonitorio aquello de «entre la guerra y el deshonor, habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra».

Los hay que traen a colación a Kerenski, quien tras intervenir en la abdicación del Zar y por temor a un golpe derechista, repartió armas entre los trabajadores de San Pertersburgo, pavimentando el camino para que Lenin y los bolcheviques tomaran el poder.

Se me ocurre otro ‘gemelo’ de Sánchez mucho más pedestre: Francesco Schettino. Es capitán que en 2012, en su afán de que una novieta contemplara de cerca la orilla, acercó tanto el Costa Concordia que chocó contra las rocas y naufragó. Ocurrido el desastre y ajeno a la suerte de los pasajeros o del barco, salió huyendo con la maciza.

Que el PSOE ha sido uno de los artífices del periodo de mayor libertad, prosperidad y justicia social de nuestra historia y debe seguir siendo una referencia sólida en el sistema político español, parece innegable.

Pero la realidad, por mucho que suden los Carmona, Corcuera o Rodríguez Ibarra, es que se abraza desde hace meses a los resentidos que desprecian la Constitución de 1978, propugnan el desmembramiento y anhelan la ruina de la socialdemocracia.

Sánchez repite con voz engolada que ha trazado una ‘línea roja’, pero tras tanto apaño municipal y autonómico con partidos secesionistas y xenófobos antiespañoles, tras permitir tantas veces el insulto a nuestra bandera y la jibarización de nuestra lengua, su defensa de la unidad territorial se antoja más falsa que un euro de madera.

Con tanta ambición como le correo y tras malgastar tanta energía en vender a su electorado la caricatura de que el PP es un partido diabólico empeñado en arrasar el Estado del bienestar, tiene complicado vender a su la moto de la ‘Gran Coalición’.

Pero entre eso y entregarse a Podemos con el pantalón doblado y en el brazo, hay opciones. El drama, como le pasó a Schettino, es no hay un segundo o contramaestre a bordo, capaz de plantarse, mirarle a los ojos y dar un golpe de timón.

Al capitán italiano, por los 32 muertos y el desastre, le cayeron 16 años de cárcel. A Sánchez, por hundir el PSOE y jorobar a España, no le pasará nada. Puede que hasta pase una temporada en La Moncloa. Tenemos precedentes.

ALFONSO ROJO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído