Eleonora Bruzual

El perdón alienta al narco y al ladrón

El perdón alienta al narco y al ladrón
La periodista Eleonora Bruzual. PD

Se destapó la olla, aunque más de una vez fueron muchos los que levantaban la tapa y se enteraban de esos guisos que la Peste Roja ha cocinado y merendado por 17 largos años.

La levantaban y dejaban que siguiera porque con absoluta claridad hay que decir que lo que ha pasado en Venezuela es producto de la deshonestidad de Chávez y sus lugartenientes y también del dejar hacer de los que pudiendo oponerse desde un principio permitieron no sólo la rebatiña, también el desmantelamiento del Estado hasta convertirlo en una casa de furcias que definitivamente es lo que es hoy.

Lupanar que sirve de guarida a una banda que pretende que nadie toque sus prebendas y se les permita seguir en los mismos usos y abusos…

Y ahora, cuando es evidente y lacerante la ruina, todavía ese hatajo de malandros castrochavistas intentan que salga una dirigencia opositora a asumir parte de las culpas y a compartir responsabilidades ante el saqueo más brutal del que se tendrá memoria en nuestra historia republicana hasta hoy y con seguridad después también, porque si algo queda claro es que no hay recursos en ningún país que aguanten a una banda de ladrones por 17 años.

Por eso Venezuela está devastada y la recuperación será larga y dolorosa con el peligroso agravante de que tenemos ya una maquinaria encendida desde la Cuba castrista diseminando mensajes que tratan de decirle a los desesperados y hambrientos que la bancada opositora no ha hecho nada por acabar colas, ni suministrar medicamentos, ni bajar los asesinatos, todo esto con apenas 20 días de haber recuperado la mayoría para las fuerzas democráticas.

Pero vamos a lo medible. El economista José Guerra, diputado y presidente de la comisión especial para evaluar el Decreto de Emergencia Económica explicó indicadores que muestran la aterradora situación en la que nos ha sumido el castrochavismo. Por citar solo algunas, la inflación general en el año 2013 fue de 40,6% mientras que en 2014 se calculó en 62,1% y en 2015 cerró en 270,2%.

Las reservas internacionales en 2013 se ubicaron en 29.750 millones de dólares. En 2014 fueron de 21.730 millones de dólares y en 2015 cerró en 16.538 millones de dólares. Y en lo que respecta a la pobreza general, indica que para 2013 se ubicó en 27,3%; en 2014 llegó a 48,0% y en 2015 cerró en 73,0%.

País quebrado, pueblo hambriento y jerarcas castrochavistas groseramente enriquecidos. Solo salir a las calles de cualquier ciudad de nuestro país y el panorama no es otro que largas colas de seres desesperados y hartos lo que me hace preguntar: ¿Se darán cuenta que la «Venezuela Potencia» era una joda?

Porque quién no lo asuma o es cómplice o es ciego. Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional informa que las cifras económicas son aterradoras lo que motiva que Nicolás Maduro y su combo no deseen que dichas cifras sean conocidas por los venezolanos.

Y pregunta Ramos Allup: ¿Por qué esconder una información que conoce el mundo menos Venezuela? Y la respuesta a esa y muchas otras preguntas está en lo que vemos, en lo que padecemos, en lo que dice esa banda empoderada…

Elías Jaua, el malandro encapuchado de siempre que ahora transgrede a cara descubierta, irrespetuoso insiste que hay temas que no pueden ser públicos por los peligros que representan para el país… O sea, el saqueo lo pretenden meter en el renglón «Secretos de Estado», y quedarse impunes y disfrutando de lo robado durante 17 años. De allí que un cínico compulsivo como Aristóbulo Istúriz diga: No están preparados para conocer la verdad.

«Hay informaciones que la gente NO debe conocer».

Vemos el día a día de lo que muchos creemos el final de una malamañada revolución que simplemente ha sido el accionar de unos vándalos con Hugo Chávez a la cabeza y concluimos que para recuperar un país saqueado hay que sacar del Poder a los ladrones que lo arruinaron.

Escucho al sociólogo Luis Pedro España y mi ira por el saqueo rojo crece: «Hoy existe un 72% de la población que no les alcanza el ingreso para satisfacer las necesidades básicas. Una parte de los venezolanos cayeron en situación de pobreza de ingreso y casi un 25% debe comprar subsidiado o simplemente no come»

Entre las dádivas con las que quieren justificar la ruina le escucho que «Diez mil personas se han beneficiado de la repartición de aparatos de línea blanca y marrón» y agrega ¿Es eso suficiente en una población de más de 30 millones de habitantes?

Por eso y más no puede haber impunidad, porque la tragedia no permite perdón que haría reincidente al ladrón.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído