Cristóbal Valladolid

Pedro Sánchez, el Largo Caballero del Siglo XXI

Pedro Sánchez, el Largo Caballero del Siglo XXI
Cristóbal Valladolid. PD

Se dice que Sánchez ha obtenido los peores resultados electorales de la historia del PSOE, y no es cierto. En las generales de 1933, el PSOE de Largo Caballero bajó un 48,7% con respecto a las anteriores elecciones, y se quedó con 59 escaños o sea con el 12.5%. Ahora el PSOE aunque ha perdido 20 diputados, todavía tiene el 22.1% del voto.

Aunque los resultados sean algo mejores que entonces, ambas elecciones tienen un resultado similar, Largo Caballero, al igual que Sánchez, se empecinó en que la derecha – que había ganado, como ahora- no podía gobernar, y de entrada lo consiguió, pero mas tarde, el Partido Radical, se vio forzado a incluir en su gobierno a tres ministros del partido ganador, cosa que a Largo le pareció tan grave, que intentó un golpe de Estado que solo prosperó en Cataluña donde se proclamó el Estado Catalán, y en Asturias, teniendo que ser sofocado militarmente con muchísimos muertos.

Ahora nos viene el Sr. Sánchez con una intransigencia igual, la derecha no puede gobernar, es lo único que importa, y para impedirlo, esta dispuesto incluso a enfrentarse al Comité Federal de su partido escudándose en la militancia. Bueno, por lo menos sabemos que no va a dar un golpe de Estado, ahora esto está muy mal visto.

Algunos comentaristas llaman a Sánchez: ZP-2, pero mas propio sería llamarle Largo Caballero-2, igual de demócrata, e igual intérprete de lo que los votantes quieren, tras ser vapuleado por ellos. No dudo en absoluto, que Sánchez a pesar en su empecinamiento en ignorar la voluntad de 7.000.000 de votantes, al negarse a hablar con sus representantes, es algo mas demócrata que su homólogo de 1933, o mejor de 1934. que fue cuando la intentona.

El Frente Popular vino a continuación, y no fue bueno para España. Claro que ahora no es lo mismo, en aquella época el PSOE no pretendía ser democrático, decían incluso que la democracia era para ganar el Poder, pero nunca para soltarlo y el propio Largo Caballero se sentía halagado porque le llamaban el «Lenin Español», personaje con el que decía identificarse.

Pero un frente popular, contra un partido como el PP, que representa a un elevado porcentaje de la población, no puede ser bueno, nada bueno sale de la exclusión, está claro que no hay un enfrentamiento social como el de 1936, pero no hay que volver a las malas practicas, y por lo tanto, hay que desconfiar de quienes quieren cambiarlo todo aprovechando el mal estar de los sectores desfavorecidos tras una crisis tan larga. Los que creen en la Constitución que nos ha dado el periodo mas largo de democracia, convivencia y prosperidad, no deben aliarse con quienes la quieren destruir,

Tampoco se puede pactar con los enemigos de España.

Por cierto, Largo Caballero tiene una fundación con su nombre, que no con su dinero – que sería lo normal- sino que se financia con dinero público. También tiene una calle, pero a lo mejor ahora la Señora Carmena, que está poniendo orden en el callejero de Madrid la quita, aunque nada he leído sobre ello. Ni creo lo vaya a leer, por supuesto.

No es broma

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído