GRACIANO PALOMO

Sánchez les rompe la cintura

Sánchez les rompe la cintura
Graciano Palomo.

Al final el tan mentado Comité Federal del PSOE que iba a poner cerca de espinos a los propósitos de su líder Pedro Sánchez se saldó el pasado sábado con una victoria cuasi total del secretario general.

Bastó la apelación a los militantes en una consulta «no vinculante» respecto a los posibles pactos con «Ciudadanos» y «Podemos» -el aspecto más controvertido para los más centristas del PSOE- para que el cónclave se inclinara a favor de la actual dirección de Ferraz o lo que otros conocen como línea «oficialista».

El componente ácrata
Le oí decir en numerosas ocasiones a su líder histórico, Felipe González, que el PSOE siempre ha contado con un alto componente ácrata. Parece ser un hecho cierto, muy especialmente en determinadas agrupaciones de la formación como puede ser Madrid donde las aguas, tras la defenestración «manu militari» de Tomás Gómez/Carmona , continúan bajando turbias, muy turbias.

No que no pueden olvidar ni dirigentes ni militantes es que el PSOE ha sido la piedra angular de toda la arquitectura surgida de la Constitución del 78 y que durante 22 años gobernó España en un cambio, en efecto, sin precedentes. Una responsabilidad que debe tener tenido muy en cuenta.

Dicen los enterados de las cosas que suceden en el interior del Partido Socialista que un 30 por ciento de sus miembros estaría a favor de un pacto con el PP y Ciudadanos para la formalización de un nuevo poder ejecutivo. Sinceramente, lo ignoro. Pero unos y otros saben, sin duda, que el país, sus ciudadanos (especialmente los más vulnerables) y su futuro es mucho más importante que la organización partidaria en la que militan.

En la encrucijada
De suerte que Pedro Sánchez parece tener bajo control a los llamados «barones» que hasta el momento han demostrado ser más tigres de papel que otra cosa. El secretario general se enfrenta a una difícil tesitura. O acceder al poder con apoyos indeseables o perecer en el intento.

Es claro que si pacta con los secesionistas su tumba será excavada en menos de una hora; si lo hace con las huestes de Pablo Iglesias es más que probable que la daga del podemita le rebañe el gaznate antes de que pueda rezar un responso.

¡Vaya perspectiva! ¡Menudo escenario!

Sea como fuere el hecho cierto es que hasta el momento todas las operaciones de salón montadas para liquidar al secretario general o hacerle pasar por las horcas caudinas han fracasado.

Ahora está por ver si se impone su patriotismo y su sentido de la supervivencia. O ambas cosas a la vez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído