Isabel San Sebastián

«Pedro Sánchez sabe que no llegaría vivo a las urnas»

"Pedro Sánchez sabe que no llegaría vivo a las urnas"
Isabel San Sebastián. PD

Isabel San Sebastián es consciente de que la oportunidad que tienen Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de mandar en España es única y no van a dejarla escapar:

España ha quedado relegada al olvido, incluso a los efectos de romperla. Lo que se ha puesto en marcha oficialmente desde el martes es una lucha descarnada por el poder, en la que algunos de los contendientes se juegan, además, la supervivencia. Una pugna por ver cuántas y qué poltronas ocupa quién. O sea, justo lo contrario de lo que afirman los dos protagonistas de este guión frente-populista cuyo desenlace está escrito. Aquí lo de menos van a ser las políticas, supeditadas de antemano a intereses personales y partidistas. Parafraseando a Pilar Ruiz, vamos a ver cosas que nos helarán la sangre. Más aún de las que ya hemos visto.

Precisa que:

Las líneas rojas trazadas por unos y por otros al comienzo de este proceso ya han empezado a desdibujarse. De la mesa negociadora ha desaparecido como por arte de magia el derecho de autodeterminación que exigía el líder de Podemos para sentarse, tanto como el veto a los separatistas presuntamente impuesto por el comité federal socialista. El candidato del PSOE anuncia que hablará con todo el mundo. ¿Quién va a impedirle aceptar una abstención de los independentistas catalanes y un voto favorable del PNV, al que incomprensiblemente nadie considera a estas alturas enemigo de la unidad nacional, por más que nunca haya mostrado lealtad a la Nación española ni a la Constitución del 78? La verdadera partida se juega entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Si ellos dos llegan a un acuerdo, el «gobierno del cambio» (eufemismo al uso para denominar un frente de izquierdas sostenido por nacionalistas radicales encantados de lidiar con un Ejecutivo débil) será una realidad en pocas semanas. Y la consecución de ese entendimiento no va a depender de ideas para rebajar la deuda pública o programas educativos, sino de quién ostenta la Vicepresidencia y el control de la televisión pública, quién la cartera de Interior y quién la que maneja el Presupuesto. Lo demás será puro teatro de cara a la galería.

La alternativa que algunos barajan son elecciones anticipadas, para las que falta quorum. Esos comicios tendrían como único beneficiario al PP, hoy por hoy derrotado pese a su condición de ganador, lo que lleva a pensar que representan una posibilidad remota. Sánchez sabe que no llegaría vivo a esas urnas, dada la cantidad de «compañero/as» ansiosos por derribarle de su frágil pedestal, y el PSOE es consciente de que Podemos cargaría todo el peso de una oportunidad desaprovechada sobre las siglas del puño y la rosa, con efectos letales para su candidatura. Incluso el astuto Iglesias olfatea el peligro inherente a devolver la palabra al electorado y arriesgarse a topar con un bloque de centro-derecha reforzado en su composición. Es improbable que lo asuma. Sánchez y él comprenden que no tendrán otra ocasión como esta y no piensan dejarla escapar.

Y sentencia que:

El único capacitado para impedir este pacto mortal es Mariano Rajoy, que podría articular una amplia mayoría alternativa en torno a propuestas reformistas de progreso real, sacrificando su cabeza y la primogenitura de su partido. Eso significaría abstenerse para permitir gobernar al hombre que le llamó «indecente», con 32 diputados menos que los conseguidos por la gaviota y el respaldo condicionado de Ciudadanos. Un duro golpe para su orgullo, a cambio del cual salvaría a millones de españoles de lo que nos espera en manos de los podemitas. Sería injusto desde su punto de vista, aunque beneficiaría al conjunto. Constituiría el precio a pagar por haber permitido que las cosas llegaran hasta donde han llegado, tras cuatro avisos desoídos, partiendo como partió de un poder casi absoluto. Escribo en condicional. No lo hará.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído