Alberto Buela

Hay que volver a la política

Hay que volver a la política
Alberto Buela. PD

El ministro del Interior, esto es, el ministro político por excelencia del gobierno, se juntó hace unos días, con todos los presidentes de los partidos políticos de nivel nacional para discutir, según dijo, la reforma política, pero en realidad lo que se discutió fue la reforma electoral.

Y así, temas como boleta única, duración de las campañas, unificación de las elecciones (sobre 52 domingos que tiene el año calendario en 2015 hubo 32 domingos comiciales), debate obligatorio entre los candidatos a presidente, juntas electorales, primarias obligatorias, etc., etc. son solo temas electorales que de reforma política no tienen nada. Sin embargo todos los medios de comunicación (TV, radio y diarios) hablaron de reforma política.

El tema central de dicha reforma, si es que se quiere estudiar en serio, es la crisis de representatividad política en que han caído los partidos políticos. Éstos hoy no representan a nadie o mejor aun representan solo a «las oligarquías partidarias» cuyo único objetivo es perpetuarse en el poder para el enriquecimiento personal y del grupo familiar.

Ese gran pensador político que es el español don Antonio García Trevijano en su magnífico tratado Teoría de la república lo ha hecho notar muy bien cuando afirma que después de la segunda guerra mundial entran en vigencia plena las Constituciones del Estado de partidos y entonces éstos dejan de formar parte de la sociedad civil para formar parte del Estado.

Una genuina reforma política debe romper el monopolio de la representación política que ostentan los partidos políticos y otorgar representación a las organizaciones libres del pueblo que nacen de la vida misma de la comunidad.

Esto el peronismo lo hizo cuando sancionó la constitución de la provincia del Chaco en 1951 en donde se votaban diputados tanto a través de los partidos políticos como por las organizaciones sociales (sindicatos, cooperativas, cámaras empresarias, etc.)

Pero el peronismo es sabido que ha tenido muchas máscaras a través de su historia y así fue filofascista con Apol, conservador con Isabel, liberal con Menem, socialcristiano con Duhalde y Cafiero para, finalmente, terminar como socialdemócrata con los Kirchner. Vaya uno a saber que máscara adoptará de ahora en más.

Con la caída del Muro del Berlín y la implosión soviética la tensión entre izquierda y derecha va desapareciendo. La izquierda aceptó la economía de mercado y la derecha adoptó posiciones culturales de la izquierda.

El progresismo y los derechos humanos son la bandera que comparten una y otra. Y en ese sentido son intercambiables. Así, en estos ámbitos los hombres y programas de Kirchner o de Zapatero son mutatis mutandi los mismos que los de Macri o de Rajoy.

Y si el votante del pueblo no vislumbra una diferencia fundamental entre izquierda y derecha, observa el pensador francés Alain de Benoist, es por ello que su voto es errático: en una elección vota a uno y en otra a su contrario. Así la justificación o legitimación de la política no se funda en los valores que sustentan los partidos sino en la mayor o menor legitimidad de las demandas de los grupos de presión.

Hoy la política como ciencia arquitectónica de la sociedad, según propiciaban Platón y Aristóteles, ha desaparecido.

De modo tal que hay que volver a la política, a la recuperación de un Estado fuerte, que tenga capacidad de sanción y al mismo tiempo a una economía libre que pueda ser vigilada, evitando así el desmadre que produce la ambición desmedida de los hombres cuando carecen de sanción.

(*) arkegueta
buela.alberto@gmail.com
www.disenso.info

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído